martes, 24 de abril de 2012

Pensamiento crítico o praxis


En los años ’90s del siglo pasado oír hablar sobre marxismo, imperialismo, revolución hacía que los académicos y los políticos (con los que habían sido las vanguardias intelectuales de la revolución latinoamericana a la cabeza) sonrieran con una especie de conmiseración por esos pequeños ingenuos que todavía creían que la especie humana era merecedora de que el capitalismo terminara y se implantara un modo de vida en que las injusticias, la alienación y la escisión del hombre, producto del modo de producción dominante, desaparecieran y no dejaran sino el recuerdo de haber sido. La ideología había logrado su máximo nivel de eficiencia: ante la desaparición de lo que todo el mundo llamó “el socialismo real” casi todos en el planeta habían perdido ya las esperanzas en que el mundo podía ser más humano y pensaban que la naturaleza era del todo darwiniana y lo máximo que se podía esperar de la vida en la tierra era lo que había.

Pero tal como había predicho Rosa Luxemburgo, el capitalismo terminó de globalizarse y empezó su camino al despeñadero. Eso no significa que mañana se va a acabar; significa que ha empezado el trabajo de los que creemos que mientras exista vida en la tierra ésta debe tender hacia mejor y que el capitalismo y en general, los modos de producción deben dejar de existir como modo de relacionarnos entre todos los seres vivos y debemos empezar a crear un Modo de VIDA, que debe basarse en la solidaridad, en la complementariedad y la colaboración, no solo entre los seres humanos, sino entre todas las especies, como ya hace mucho parecen haberlo entendido especies como los caninos, los delfines, los gatos pequeños, que han establecido en muchos lugares del mundo relaciones de cooperación con los seres humanos y se han visto favorecidos con ello.

La experiencia venezolana dice que las clases tradicionalmente menos conectadas con el mundo de la academia, enfrentadas a las injusticias desde siempre, pero por primera vez en contacto con la idea de que eso no es natural (como la ideología dominante les había obligado a creer), a través de las clases dominicales de alta política impartidas por Hugo Chávez por televisión nacional, han entendido que de lo que se trata es de cambiar el mundo para que todos podamos tener “lo que teníamos que tener” (en palabras del poeta cubano Guillén). La falta de contaminación por el mundo del pensamiento político ha hecho posible que “los condenados de la tierra” entiendan y se dispongan muy rápidamente a actuar; y que la única forma de hacerlo es organizándose entre ellos y hacer que las cosas pasen. Y eso está pasando.

Pero los intelectuales y los políticos están empeñados en hacer que las cosas no pasen, porque es difícil querer honestamente que la situación cambie, cuando mi situación personal no es mala en absoluto. Y si uno tuvo posibilidad de estudiar, eso es signo de que su situación no ha sido mala del todo. Es por eso que estoy totalmente de acuerdo en que hay que salir del aula y propiciar el debate en las calles, en los barrios, en las aldeas, en las esquinas. Y más que una “batalla de ideas” el debate debe ser sobre la estimulación a la participación y a la organización para la acción, porque hemos visto que “el saber convencional de las ciencias sociales” no tiene las posibilidades de explicar y mucho menos de transformar la sociedad (porque no está hecho para eso).

Es por eso que las instituciones y los funcionarios públicos venezolanos tenemos todos los días funciones nuevas que tienen que ver con el “empoderamiento” del pueblo de lo que realmente les pertenece, para hacer que ellos mismos cambien lo que tienen que cambiar y tengan lo que tienen que tener. Los intelectuales mientras tanto, deberán aprender de los saberes tradicionales de los pueblos y ellos son los que tienen que inspirar la teoría que tendrá que escribirse con base a la realidad de los verdaderos protagonistas de la vida: las grandes mayorías que resisten y avanzan a pesar de todas las miserias y las injusticias.

lunes, 23 de abril de 2012

De elefantes y osos o ¿para qué sirven los reyes?

Todos los cuentos del horror que es la humanidad no bastan. Todos los días sale uno nuevo, como los comics. Este artículo expresa exactamente cómo me siento al respecto de éste en particular.

 
La ceguera moral 
Fernando Vallejo
Publicado el 19 de abril en el País de España.

La foto impúdica que publicó EL PAÍS el domingo en primera plana del rey Borbón y otro cazador, ambos con escopetas y atrás de ellos el elefante que acababan de matar, me produjo, ¡otra vez!, un sentimiento que en mí se ha vuelto recurrente: asco a la humanidad. Yo he visto de niño las fotos de los decapitados de mi país, en hileras de decenas, y a veces de centenares, de campesinos conservadores o liberales descalzos (pues entonces no tenían ni con qué comprar zapatos) y con las cabezas cortadas a machete y acomodadas a los cuerpos a la buena de Dios: eran las del enfrentamiento entre el partido conservador y el partido liberal colombianos, que a mediados del siglo que acaba de pasar se estaban exterminando en esa guerra civil no declarada que conocimos como la Violencia, así, con mayúscula como se pone en España el “Rey”, y que incendió y devastó el campo de Colombia.

Ninguna de esas fotos me produjo tanto dolor, tanta perturbación como esta del periódico español. Tal vez porque desde niño no quiero a los seres humanos pero sí a los elefantes. O tal vez por lo que enmarca la foto: arriba el nombre del periódico, EL PAÍS, el único que ha llegado ser transnacional en nuestro idioma, pues ni La Nación de Buenos Aires, el diario de los Mitre, con lo grande que fue, lo logró: trascender las fronteras nacionales para ir a los cuatro rumbos del ámbito hispánico, por sobre el mismo mar. Y debajo de EL PAÍS el encabezado, el titular, insulso, banal, perverso: 'El Rey es operado de la cadera al caerse en un safari en Botsuana'.

La tragedia era esa, que el Rey con mayúscula se había roto la cadera en un safari, no que acababa de matar a un animal hermoso, inocente, que ningún daño le había hecho. Para EL PAÍS la matanza de animales grandes por diversión en África es un simple safari: para mí es un asesinato. Y adentro del periódico, llenando dos páginas, la crónica banal del percance y otra foto del Rey con el mismo cazador y adelante de ellos dos búfalos que acaban de matar. Un destino habitual para la caza mayor, dice el correspondiente titular.

“España es de los países que más trofeos de grandes especies importa de África. Matar un elefante en Botsuana sale por más de 44.000 euros”. Y que “los médicos le han tenido que colocar al Rey una prótesis que sustituye la cabeza del fémur y la zona donde esta se ensambla con la pelvis”, etcétera, en ese tono neutro, imparcial, que es el que le corresponde a un gran periódico.

De entonces acá, en las horas que han pasado, ha venido la condena en las redes sociales de Internet de muchos españoles indignados porque el Rey se está gastando el dinero público en diversiones cuando España pasa por uno de sus peores momentos, o porque la Casa del Rey no le informó al presidente de su viaje, o por razones así.

¿Y es que alguna vez le informó a alguien cuando se iba a Rumanía a cazar osos con Ceausescu? Todavía en 2004, tiempo después de la caída del tirano, seguía yendo a lo mismo. El 12 de octubre de ese año el periódico Romania Libera de Bucarest informó de su cacería en la región rumana de Covasna, al pie de los Cárpatos, en que mató a escopetazos a nueve osos, una osa gestante y un lobo y dejó malheridos de bala a varios otros animales que medio centenar de ojeadores le iban poniendo a su alcance, de suerte que los pudiera abatir sin riesgo alguno. Varios miembros de la policía secreta rumana disfrazados de campesinos e infiltrados entre los ojeadores protegían de los osos y de cuanto peligro se pudiera presentar al distinguido personaje. La cacería o masacre tuvo lugar desde el viernes 8 de octubre al domingo 10 y la organizó la empresa Abies Hunting, experta en safaris. El Rey había llegado al aeropuerto Otopeni de Bucarest en su jet privado, y escoltado por 10 patrullas de la policía y varios vehículos de acompañamiento protocolario se había trasladado a las cabañas que tenía antes Ceausescu para sus cacerías en la región. Los lugareños de Covasna le depararon al Rey español un cálido recibimiento folclórico vestidos con trajes típicos y lo agasajaron con palinca, un aguardiente de ciruela.

Así que lo de matar animales grandes como el elefante y los búfalos de la semana pasada no es cosa nueva: le viene de lejos al Rey. Y se la va a dejar de herencia, junto con un dineral, a su nieto, quien se acaba de herir un pie por andar jugando con escopetas. ¿Qué irá a cazar este niño cuando crezca y le permitan sus padres ir de cacería? ¿Elefantes? ¿Osos? ¿Búfalos? Ya no van a quedar. Para entonces su abuelo habrá acabado con todos. Aunque las posibilidades que tiene el niño en cuestión de reemplazar andando el tiempo a su abuelo en su altísima dignidad son pocas, alguna hay. Estaría perfecto ahí, como fabricado a la medida del puesto. Es el Rey que se merece España, el país que despeña cabras desde los campanarios de sus pueblos para celebrar, con la bendición de la Iglesia, la fiesta del santo patrono.

viernes, 13 de abril de 2012

¡¡¡ A CADA 11 LE LLEGA SU 13 !!!

jueves, 12 de abril de 2012

Journalists


It is very appropriate to talk about “freedom of expression” in this very moment of history of the world. Let’s see.
At least, for the last a hundred years, Venezuela has had governors who had made of the national treasure their savings bank account. Under those administrations, all money of international loans they asked for, in the name of nation, disappeared. People with no business history bought billionaire properties, in and out the country, with no explanations about where came the money from. Courts of justice were full of judges who sold each sentence of each trial. Every public building, every public sector company, every public office became in ruins. They converted us in a people without moral by exposing everyday at every time their lovers, their stolen fortunes, and their excrescences in the houses of the government, as the model to follow up.
Rosanna O., a journalist who worked at a broadcasting television network, interviewed the “personal assistant” of the president of the country (who everyone knew was her lover), asking her about that stuff: two days after, O. didn’t have any program or network were to work anymore; everyone whispered she was lucky to be alive.
After strikes in demand for appropriate wage and work conditions, two of the national journals were closed by their owners arguing bankruptcy; but it re-opened months after that, even weeks, and hire new employees at less costs, without paying anyone of their former ones.
A respected economist wrote a detailed article, showing proves of the interference in the military promotions and in the business within the Army, by the lover of the president of the country. The edition of magazine was taken off circulation by the political police that very day and then the magazine was closed … for ever.
No journal said anything about those things, of course. And voices of the few journalists that said anything weren’t listened up because were hidden by the journals. But those are just few examples about press.
The strategic public sector companies: airline, mines, electricity, and communications were given for nothing or almost nothing. The oil public company and waters were next in the list.
The salary for most people was 30 dollars a month or less. Welfare was almost extinct. Education and health were almost completely privatized. The inflation of the economy went up to 110% per year. Eighty per cent of people were extremely poor.
When more than 50% of the private bank system broke, the investors couldn’t get back their money but the bankers still are very rich people and living out of the country.
One of the Secretaries of Treasure was asked about the best way of managing money: he said the best anybody can do was took it off the country.
No journal said anything.
But this moment is different for all the journalists to maintain their jobs. Most of them are employed by rich editors and they have to criticize the government; and in order to do that, they have to think like their chiefs. Or at least, to think nothing and to write what their chiefs says that you have got to write about.
In the same way than before, journalists that never in PUNTOFIJISMO saw anything, now they are seeing everywhere, including where there is nothing to see. And there, they make it happens. And that is because journalists are there not to think or express anything; they are there to say what their bosses mandate to do, to think and to write. The freedom of expression belongs to the owner of the circus not to the clowns.
There is currently an episode of this story whose name is Oswaldo Guillén. He is a Mayor League Baseball player and manager who said about Fidel Castro that he is a respectful gay because after fifty years everybody trying murder him, he is still alive. After that he was temporarily suspended from his job and its very possible that suspension could be definitive, only because his opinion is not the opinion of the common in the State of Florida.
No journalist has defended the freedom of expression. And that is because Guillén is not the owner of any journal or journalist at all.

martes, 10 de abril de 2012

Ni Cristo fue Socialista, ni el Cristianismo es liberador

Este es un excelente artículo a propósito de la "Semana Santa", que no puedo dejar de reproducir. Por cierto, es bueno hacer notar que en la búsqueda de una imagen no encontré ni una que se pareciera físicamente a un arameo: ahhh, verdad !!! es que
Cristo era Esquenazi.


Ni Cristo fue Socialista, ni el Cristianismo es liberador
Autor: Ronald Muñoz *
Fecha de publicación en APORREA: 09/04/12

En los últimos días han arreciado toda clase de artículos y comentarios relativos al cristianismo, señalando a esta creencia como una doctrina plenamente liberadora, que debe servir -según algunos- como fundamento para la construcción del socialismo en nuestro país. Dado que la base de un proceso revolucionario de izquierda es el debate ideológico, acompañado por la autocrítica revolucionaria, me permito contestar algunas de las temerarias afirmaciones recientemente planteadas. Reviste importancia especial, el hecho de que quien motoriza últimamente tales planteamientos sea el propio líder del proceso revolucionario, el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, cuyo papel como gran conductor del proceso lo asumimos sin discusión, pero no así, sus aseveraciones político-religiosas. De manera que haciendo uso de mi rol como sujeto político en el marco de un proceso revolucionario que se construye sobre la base del poder popular y de un debate democrático de las ideas, me permito contestar a lo que, voy a demostrar a continuación, es un planteamiento errado de principio a fin.
El Cristianismo ¿Doctrina socialista o dogma esclavizante?
Debo comenzar por el supuesto carácter "liberador" atribuido al cristianismo. Algunos le llaman así, según dicen, porque su máxima figura, el Jesús de los evangelios, plantea como base de su doctrina la caridad, el amor al prójimo y el compartir con los semejantes. Por esto seria Jesús "el primer socialista"... Pero si hay que decir que fue tal cosa por hablar de compartir y de amor al prójimo entonces definitivamente no lo fue, porque semejantes planteamientos no son invención del cristianismo, sino que aparecen plasmados ya en decenas de religiones y cultos anteriores a Jesús. Sidharta Gautama -el primer buda- Confutse, Lao Tse o Zoroastro, son solo algunos de los pensadores o profetas que bajo esta óptica, merecen obtener mucho mas que Jesús el titulo de "primer socialista" por haber existido antes.
Pero es que de hecho, contrariamente a la creencia generalizada, nada mas esclavizante ha existido sobre la faz de la tierra, que el cristianismo tanto en lo espiritual como en lo socio-político.
Ha sido esclavizante en lo espiritual por cuanto condena el alma del hombre -y la mujer- al horror mediante el miedo al castigo en el otro mundo. Porque hay que recordar, que el elemento central del cristianismo, no es, como nos quieren vender nuestros amigos apologistas cristianos, el compartir y la caridad. Lo que caracteriza al Cristianismo como religión, lo que la diferencia del resto de las religiones, no es eso, sino la creencia en un Dios, que ha enviado a su hijo a morir por nosotros en la cruz, y el cual ha de juzgarnos a todas y todos para determinar si iremos al cielo eterno o al fuego eterno: esa es la esencia del dogma cristiano.
Estamos hablando de un Dios que decidió castigar a toda la humanidad por un error -si es que comerse una fruta lo es- de un solo hombre que vivió miles de años antes de que todos naciéramos. Es decir que hoy, todas y todos somos culpables del pecado que cometió alguien en un momento en que ninguno de nosotros había nacido, lo cual implica que aun ni que quisiéramos habríamos podido hacer nada para evitar tal error ¿Como se puede castigar a otros por el error de alguien que vivió miles de años antes? ¿Eso es justicia?. Este Dios -supuestamente misericordioso- decidió castigar por ese error no a quien lo cometió, no a él y su familia, no... Ese Dios misericordioso decidió castigar nada mas y nada menos que toda su descendencia por los siglos de los siglos! Luego como es tan "bueno" envió a su hijo a morir por nosotros -increíble que un Dios de sabiduría infinita no encontrase otro mecanismo menos bárbaro para "salvarnos" que mandando a matar a su propio hijo-. Todo esto claro, antes de mostrar un carácter absolutamente racista y guerrerista cuando afirmó tener un solo pueblo elegido -nada y nada menos que Israel- y que le pidiese a su "pueblo elegido" que masacrara y exterminara a todas las demás naciones que se encontraban en aquella región, en una cadena de actos criminales que pasan por el genocidio, el robo y la barbarie. Para quien tenga dudas sobre esto que tome una Biblia y comience a leer -cosa que la mayoría no ha hecho- de principio a fin libros como el Génesis, Éxodo, Deuteronomio y Josué. Mas adelante, en nueva gran demostración de justicia, en plena época del Imperio Romano, este Dios decide dar un giro de 180 grados para manifestar que ahora no es solo el Dios de Israel sino de toda la humanidad... ¿Entonces para que le ordenó a al pueblo de Israel que masacrara a todos sus pueblos vecinos si era su Dios también? ¿Será que cambió de opinión? ¿Pero como pudo hacerlo si se supone que sabe todo lo que sucederá en el futuro? Lo cual nos lleva a otra pregunta: ¿Para que colocó una prueba a Adán si sabia que no la pasaría? ¿O sea que de antemano nos quería mandar a todas y a todos al infierno?.
Se supone, según esa teología tan liberadora, que ese Dios nos ha creado para juzgarnos a todas y todos al morir, pero si pasamos ese juicio igual, habrá otro juicio el día del "final de los tiempos", lo cual convierte en tarea difícil lograr la "salvación". Un juicio que además tiene el agregado de que parte de condiciones absolutamente disparejas por cuanto se juzga bajo los mismo parámetros a quienes han vivido en condiciones de miseria que a quienes lo han tenido todo... Y de ese juicio, en vidas de unos 60 años en promedio, depende el futuro de todas y todos nosotros para toda la eternidad.
Si semejante doctrina es liberadora yo prefiero que me dejen así como estoy.
El Cristianismo como sostén de la explotación
En cuanto a lo político también se ha dicho bastante. Se ha dicho que el cristianismo promueve la emancipación de los pueblos, se ha dicho que Dios liberó al pueblo de Israel de su esclavitud en Egipto y que además Jesús siempre llamo a la caridad con el pobre.
En primer lugar cuando este Dios liberó al pueblo de Israel de su cautiverio en Egipto no lo hizo porque estuviera en contra de la esclavitud, nunca lo planteó de esa manera, por el contrario, lo hizo porque Israel era su pueblo elegido y le había encomendado la tarea de gobernar al resto de las naciones exterminado a todas las que se opusieran, eso si queda bastante claro a lo largo del Tanaj (Antiguo Testamento).
Sobre el supuesto carácter social que muestra en su faceta del Nuevo Testamento, en ninguna parte del la nueva revelación se plantea en lo socio-político una ruptura con el orden establecido para la época -El Modo de Producción Esclavista- por el contrario, el propio Jesús habla como legitimador del sistema por cuanto el único cuestionamiento de índole político que se le hace en todos los evangelios era sobre si pagarle o no el impuesto al despotismo Imperial romano, a lo cual Jesús responde que, "Al Cesar lo que es del cesar y a Dios lo de Dios" en clara colaboración con las autoridades. Pero mas aun, tanto los evangelios como Jesús van mas allá y legitiman por completo la esclavitud:
“Así es que aquél esclavo que habiendo conocido la voluntad de su amo no obstante, ni puso en orden las cosas, ni se porto conforme quería su señor recibirá muchos azotes” Lucas 12:4
“Vosotros esclavos, estad sumisos con todo temor a sus amos, no tan sólo a los buenos y apacibles, sino también a los de recia condición, pues él merito esta en sufrir uno, por respeto a Dios penas padecidas injustamente” 1 Pedro 2:18-19
"Cada uno en esta vida debe someterse a las autoridades. Pues no hay autoridad que no venga de Dios, y los cargos públicos existen por voluntad de Dios. Por lo tanto, el que se opone a la autoridad se rebela contra un decreto de Dios, y tendrá que responder por esa rebeldía." Romanos 3:1-2
“Esclavos, sean atentos en todo a sus amos, no sólo con actos de servir al ojo, sino como quienes procuran agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, con temor de dios” Colosenses 3:22
“Vosotros, esclavos sean obedientes a sus amos con temor y temblor la sinceridad de su corazón como Cristo” Efesisos 6:5
Demás queda mencionar las parábolas de Jesús repletas de alegorías a los "siervos" y los "Amos" o "Señores" que los premian cuando son obedientes... Pero es que más allá de versículos específicos ¡Todo el Nuevo Testamento esta implícitamente cargado de un profundo mensaje de exhortación a la sumisión y la resignación! ¿Donde está pues lo "liberador" de esta doctrina?
Se ha dicho además que el Cristianismo es Socialismo porque plantea la caridad... Como si el Socialismo planteara la caridad. La caridad implica que siempre existan pobres con los cuales ser caritativos, el Socialismo plantea que nadie mas sea pobre. El Cristianismo platea que las buenaventurazas serán solo para unos elegidos y además en el otro mundo, el Socialismo plantea que los problemas de la humanidad deben resolverse aquí en este mismo mundo, pero no para unos elegidos sino para todas y todos por igual. Nada ha resultado mas conveniente a las elites dominantes de siempre, que esa creencia de que los pobres "algún día llegaran al cielo" porque mientras "los pobres llegan al cielo" la minoría dominante sigue viviendo literalmente en un paraíso gracias al trabajo de la mayoría explotada.
La Iglesia Católica: siempre del lado de los poderosos.
Y si el cristianismo ha sido a lo largo de la historia el gran instrumento ideológico de control de masas por parte de las minorías dominantes, su gran operador ha sido la Iglesia Católica Apostólica Romana, en quien también ha querido verse por parte de algunos una faceta liberadora. Según esta visión existirían dos Iglesias: una, la verdadera, la revolucionaria, la de los pobres y otra, la de las Cúpulas, la de las elites, la que ha "secuestrado" el "verdadero mensaje" de Cristo. Lamentablemente, y con todo respeto por quienes de manera sincera luchan por la humanidad a través de esta vertiente, la realidad es que tales ideas carecen de todo asidero con la realidad. La realidad es que la Iglesia es una: la Iglesia Católica Apostólica Romana. La realidad es que es la organización mas antidemocrática del planeta, en la cual le meten el cuento a la feligresía de que "todos somos Iglesia" pero en la practica un reducido grupito de personas toma todas las decisiones tanto doctrinales como administrativas y políticas.
Decisiones en lo doctrinal que se han venido discutiendo durante siglos a puerta cerrada, y de hecho hoy, millones en el mundo creen ciegamente en concepciones dogmáticas que fueron decididas por un grupo de personas en algún concilio, ahí están los archivos, ahí esta la historia, esa es la verdad, desde la naturaleza divina de Jesús, pasando por la existencia misma de la Santísima Trinidad hasta la ascensión en cuerpo y alma de Maria al cielo, cientos de dogmas que no fueron "divinamente revelados" sino decretados por unos pocos hombres de carne y hueso, a lo largo de los siglos en una Iglesia que no fue fundada por Cristo sino por un Emperador Romano en el siglo IV.
Decisiones administrativas de una organización que maneja miles de millones de dólares, que juega fortunas a diario en las principales bolsas de valores en el mundo y que es accionista de cientos de corporaciones, pero que además obtiene dinero que le dan los gobiernos en casi todos los países en los que hace vida con el pretexto de obras de caridad que bien puede mantener con todo lo que gana con sus multimillonarias transacciones, y que para rematar también recibe a diario dinero por parte de una feligresía que además de dar dinero en la misa tiene que pagar por la realización de cualquier sacramento o simplemente por dedicar una misa.
Decisiones políticas y geopolíticas toda vez que la Iglesia nace como producto de un pacto netamente político en el marco de la sociedad esclavista en tiempos del Imperio Romano, que luego se convierte en el fundamento -tanto político como ideológico- del modo de producción feudal y que luego pasa a jugar un papel determinante como controlador social en el marco de un sistema capitalista en el que hemos visto a la Jerarquía Eclesiástica bendecir a Hitler, a Mussolini, a Franco, a Pinochet, a la Junta Militar Argentina y todas las grandes dictaduras de ultraderecha incluyendo a Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez en Venezuela.
No. Todos no somos Iglesia, empezando porque nunca han repartido las multimillonarias ganancias a la feligresía, pero además porque la Iglesia es una organización vertical piramidal. La Iglesia Católica -la única que existe- tiene una cabeza reconocida: el Papa, este ejerce la máxima jerarquía dentro de la escala católica. Según el dogma católico cuando el Papa habla ex-cátedra es el propio “Espíritu Santo” quien lo hace -de esa manera hemos visto "al espíritu santo" condenar varias veces al Socialismo y hasta a Simón Bolívar.-. La Iglesia tiene además sus instancias de poder, junto con el Papa existe un Secretario de Estado en el Vaticano, y además un Secretario de Prensa, los cuales pueden ejercer la vocería. Pero además la Iglesia cuenta en cada país con un embajador personal del Papa denominado “Nuncio Apostólico” y una Conferencia Episcopal, estas instancias ejercen la vocería autorizada de la Iglesia Católica en cada uno de los países donde el catolicismo existe. De manera que si un sacerdote expresa un punto de vista y este discrepa del punto vista de la Conferencia Episcopal de ese país, la Conferencia Episcopal dirá que “ese sacerdote puede decir lo que quiera pero esa es su opinión, la nuestra en cambio es la posición de la Iglesia”. Este método es el que se emplea comúnmente en lo concerniente al debate político ya que ¡toda la alta jerarquía eclesiástica católica está vinculada a las oligarquías locales y trasnacionales, y al pensamiento político de derecha y ultraderecha!. La designación de quienes serán cardenales emana siempre de una elite clerical allá en Roma y debe ser aprobada por el Papa que a su vez viene de ser Cardenal, es decir: no existe posibilidad de que algún pensador revolucionario o con algún vestigio de pensamiento de izquierda llegue al rango de Cardenal, mucho menos al de Sumo Pontífice, para esos pensadores y luchadores quedan las Iglesias de pueblos, pequeñas parroquias o cárceles, y si causan muchos problemas lo expulsan de la Iglesia y listo. Ellos, los de la elite, siempre tendrán el control de su Iglesia. Si en algún momento algún gran hombre o mujer católico o católica insurgió contra el poder establecido, siempre fue una obra individual o de algún pequeño colectivo, pero nunca una política de Estado del Vaticano, ni una línea emanada de su Jerarquía Eclesiástica como si han existido tales en contra de los pueblos como su condena a Bolívar y a Miranda durante la Guerra de Independencia o su condena contra la Izquierda a nivel mundial expresada en encíclicas papales, medios de comunicación católicos y documentos doctrinales.
En cuanto a la denominada Teología de Liberación, para hablar de eso en el marco del cristianismo primero hay que liberar su teología. Pero liberar la teología tiene que ir mucho más allá de interpretar unos versículos para hacerlos conciliar con la practica social. Liberar la teología implica un profundo replanteamiento de los dogmas fundamentales del cristianismo: el diablo, el infierno, el castigo, la culpa, el pecado: No puede hablarse de una teología liberadora mientras se sustente en tales planteamientos, ha sido a través de estas creencias como se ha manipulado la existencia de millones en favor de las minorías que han detentado el poder.
Con todo respeto por las creencias religiosas de quien pueda sentirse ofendido, la realidad es que una teología liberadora puede existir, pero en el marco del cristianismo no es posible porque el cristianismo no es liberador es esclavizante, y definitivamente Cristo no fue Socialista, mucho menos el Cristianismo lo es.
el_iniciado@yahoo.com
* Autor del libro "El Vaticano al Descubierto"

martes, 3 de abril de 2012

Semana Santa o Pesaj



El suplicio de Jesús coincidió con el suplicio de los judíos siendo perseguidos por el desierto... y yo no conozco el cuento de Mahoma, pero supongo que en esa fecha se debe celebrar también un suplicio, porque hay que celebrar la resurrección. Siempre que pienso en eso me viene a la mente la coincidencia entre las "fechas santas o sagradas" de las religiones monoteístas.

Entre tanto, mi opinión: el mar abriéndose es al menos una imagen mucho más divertida que un tipo sangrando en una cruz. Supongo yo que por eso en Venezuela tanta gente va para la playa en la semana santa.

Pero lo que es verdad es que la comida en Pascua es la más rica. Pescados, pasteles y muuuuchaaaaa bollería. La comida es la mejor creencia.

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales