miércoles, 10 de octubre de 2012

Ganó el socialismo; perdió la ineficiencia





Los pueblos occidentales parecen ser los únicos en el mundo actual que no aguantan ni una pedida para entonar salvajemente cantos de guerra. Los demás, como se está viendo claramente en Turquía, prefieren la paz, la concertación, el consenso. Es que históricamente los occidentales son los únicos pueblos que han sido llevados por sus líderes fuera de sus espacios territoriales con la idea de masacrar a otros para asimilarlos a sus tierras en forma de esclavos. En general, los pueblos del mundo están dispuestos a defenderse en mayor o menor medida, pero no tienen la más mínima intención de atacar si la necesidad no es de vida o muerte. Todos nos hemos dado cuenta que es muy difícil imponer la GUERRA a un pueblo que no quiere darla, pero todos sabemos que siempre hay alguno que otro loco que necesita una pera de boxeo con la que pagar sus frustraciones personales.

Por otro lado, el sistema interamericano, que nos vendieron como un mecanismo de relacionamiento multilateral entre las naciones del continente y que supuestamente no había tenido ninguna injerencia en la vida de la gente común, pasó los últimos cuarenta años del siglo XX llevando a cabo el auge y caída de la política, de tal forma que pareciera evidente que en el mundo se había ensayado los gobiernos políticos pero que no habían funcionado, por lo que había que abrir las puertas a los gobiernos económicos. De tal manera que a finales de los noventas en el continente casi todos estaban convencidos de que POLÍTICA era una palabra a punto de ser prohibida; porque los políticos eran corruptos, ineficientes y sátrapas y había que desaparecerlos de la faz de la tierra y suplantarlos por “los ricos de cuna, que eran honestos porque no necesitaban más dinero”.

Sin embargo, en la Venezuela de 2012 tirios y troyanos, propios y extranjeros, hablan sin ambages del socialismo. Para bien o para mal, para alabarlo o criticarlo, para reflexionar o para pelear, la palabra es usada -sin complejo o miedo de ser espiados o desaparecidos- por personas que se jactan de tener conocimiento científico sobre lo que están hablando, pero también por personas para las que lo que dice el Comandante es ley y si él la usa es porque está bien usada y finalmente por personas que desprecian a priori todo lo que tenga que ver con esa categoría porque desde pequeños las convencieron que su significado está muy ligado a la falta de libertades. En resumen, SOCIALISMO dejó de ser una mala palabra, una palabra tabú, una “categoría”, para convertirse en un lugar común. Y eso ya es un gran cambio.

Y ese cambio viene dado porque a la gente le gusta participar, ser protagonista, a la gente le gusta ser tomada en cuenta, la gente necesita pertenecer. Y es así como el candidato que todos entendíamos como opositor al modelo, tuvo que presentarse con una campaña bastante confusa, en la que prometía continuar con las misiones PERO CON MÁS EFICIENCIA, pero a la vez tenía un discurso ambiguo sobre la aceptación de los resultados electorales. Esa campaña se explica porque tenía que meter en un solo paquete a los que no creen en el modelo, porque son ricos; a los que creen en el modelo pero están cansados de la ineficiencia; a los que creyendo en el modelo o no, son fascistas y quieren guerra; a los políticos de antes y a los de ahora; y en general a todo el que tuviera una incoherencia personal de algún tipo. Y la campaña caló.

Tuvo su efecto porque hay fallas, porque somos humanos, porque el proceso bolivariano apenas tiene 13 años –que 20 años no son nada- que es en tiempo vital una nada, pero que a la vez en el tiempo de la gente es la sexta parte de la vida, pero además porque se ha hecho en la más absoluta de las libertades. Los impacientes deberían notar que la transformación de la Unión Soviética de la nación más atrasada de Europa a la segunda potencia mundial se tardó 70 años; y en uno de los más atroces ostracismos. Entonces la campaña fue capaz de convencer a los indecisos, a los impacientes, a los inconcientes, a los ignorantes que había una forma de hacer lo mismo pero más rápido. Lo que pudiera ser verdad, pero no con esta gente, que lo primero que son es embusteros.

La conclusión es que el chavismo tiene que afinar sus estrategias de mercado. Porque el problema del mundo actual es que no basta con ser bueno: hay que parecerlo. Hay que profundizar los cambios revolucionarios para que este deje de ser el mejor gobierno que ha habido en Venezuela y dé el paso hacia la construcción de la Revolución. Para eso hay que trabajar la conciencia de los contrarrevolucionarios que en los organismos del estado retrasan los procesos; hay que formar a los revolucionarios que tienen cargos gerenciales para que aprendan a ser gerentes; hay que sacar a los corruptos y juzgarlos y meterlos presos: eso funciona, lo demostró Dante Rivas en el SAIME; hay que hacer seguimiento a las políticas públicas; y sobre todo, HAY QUE CONCIENTIZAR A LOS MILITANTES.

Porque hay muchos chavistas que lo son por Chávez, pero que no entienden bien todavía (aunque lo sienten) que el problema no es el majunche o el frijolito o el escuálido; sino que el problema es el CAPITALISMO, que es un sistema destructor, bárbaro, brutal, al que lo único que le interesa es la acumulación. Que al capitalismo, es decir a los capitalistas, no les interesa para nada las personas, la humanidad, los animales, las plantas ni el planeta. Lo único en lo que cree el capitalista es en la Acumulación de Capital en sus arcas; y para eso están dispuestos a matar a quien sea, a cuantos sea, en donde sea, incluyendo a sus propios familiares, amigos, vecinos y connacionales. Los adversarios políticos pueden serlo, mientras persigan los mismos objetivos estratégicos: la paz del mundo y la justicia social. Si piensan otra cosa, son enemigos.

Chávez es un fenómeno político que personalmente tiene más de las virtudes que puedo enumerar. La primera y la más importante de todas ellas es que ha despertado en el mundo la fe en que un planeta más justo y más humano es perfectamente posible y se está empezando a construir por aquí; y ha demostrado que las enseñanzas del gran maestro Simón Rodríguez son vigentes 200 años después: las recetas no son tan buenas como nos han enseñado y hay que rebelarse ante las injusticias y tener confianza en la bondad fundamental de la humanidad. Y así mismo nos ha hecho demostrar a la humanidad que nosotros, el pueblo venezolano, somos capaces de participar, protagonizar, aprender, responsabilizarnos, gestionar nuestros propios asuntos y amar de la misma manera profunda, desgarrada y apasionada con que amamos a nuestros hijos y ahora a nuestra bandera y a nuestro himno.

Hay que continuar profundizando la organización popular que nos lleve directamente a la autogestión de los recursos que nos pertenecen. Hay que seguir corriendo los velos que sobre la historia se han puesto para que no veamos nuestra propia grandeza. Hay que concientizarnos cada día y hay que trabajar porque la gente que todavía no tiene conciencia la tenga. Pero a los que hay que dirigir nuestro mensaje es a los justos, a los buenos, a los inocentes que no entienden porque probablemente no se han dado cuenta sinceramente, pero que pueden hacerlo porque quieren lo mismo que nosotros. Cuando el socialismo llegue todos se verán beneficiados y probablemente, tal como ahora, habrá algunos que sigan quejándose: no importa. La Revolución es para los excluidos, para los marginados, para los miserables de esta tierra (Fanon dixit).

viernes, 5 de octubre de 2012

Cantaura: 30 años de la ignominia


Los que mueren por la vida ...

"Venid a ver a los hombres
que mataron los soldados
parece que aún sonríen
a la libertad de sus labores

Venid a ver a los niños
un galope de caballos
rubicó sus sienes
la maldición de sus cascos

Venid a ver a los pobres
muertos de veinte balazos
hasta los mismos fusiles
les admiraban sonámbulos

Y ven a los estudiantes
con los ojos enlutados
allí donde antes vivía
una población de pájaros

Amaban la libertad
tal como la aman los bravos
para matarlos fue urgente
lo hicieran a cañonazos

Venid a ver a los héroes
venid a verlos hermanos
están aquí con sus pechos
de sangre condecorados

Que formen guardia de guerra
brigada de milicianos
y que sus tumbas vigilen
los volcanes milenarios

Y en vez que cubran sus cuerpos
tristes banderas de llantos
hagámosle un incendio
de himnos revolucionarios

No han muerto, contra los nuestros
nada pueden los disparos
en el corazón del pueblo
ellos vivirán mil años

Ahora nada de lágrimas
puño y pecho blindado
y a pelear como leones
porque ellos no han muerto en vano."

Luis Nieto (Perú)

martes, 2 de octubre de 2012

Hoy voy a confesarme públicamente


Hoy voy a confesarme públicamente. Si esta situación política de Venezuela hubiera sucedido hace trece años, yo estaría deseando para todos aquellos de mis familiares, amigos, compañeros y conocidos pobres que van a votar en contra de sus propios intereses, exactamente lo que van a ir a buscar en ese acto, porque hay veces que enfrentarse al demonio, cura las enfermedades. Pero después de todo este tiempo, he aprendido en el día a día de esta Revolución, que esa frase espléndida del Ché “Déjeme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor”, no es para nada el ejercicio extremo del romanticismo utópico de un revolucionario, sino que es la guía ineludible de todo aquel que crea y que quiera de verdad un mundo mejor. Es por eso que en estos momentos de la historia deseo con toda mi vida que los que van en contra de sí mismos no tengan éxito en sus actos, porque eso les traería un mal que ellos mismos no pueden siquiera imaginar.

Y no pueden imaginarlo, no porque sean brutos y no estén en la capacidad intelectual de hacerlo, sino porque el trabajo de ideologización de las masas que hace al menos doscientos años lleva haciendo el capitalismo a través de los aparatos ideológicos del Estado, tiene en estos momentos un nivel de efectividad sumamente alto. De esta forma los ciudadanos que parecieran tener claro que el mundo en que vivimos no está bien, no pueden siquiera aproximarse a soslayar una respuesta sobre el porqué eso sucede; mucho menos están cerca de llegar a una solución sobre cómo hacer que el mundo cambie para mejor. Porque el sistema tiene un argumento que se repite a cada minuto de la ideologización: “el mundo es así inevitablemente”. De allí vienen todas esas propuestas que tienen que ver con el fin de la historia, ya que la historia como concepto lleva en sus entrañas un proceso hacia algo, en cambio la ahistoricidad lleva en su seno una situación de naturaleza inmutable, como Dios, que no se puede explicar y no se puede comprender o cambiar. Se acepta y punto. Lo máximo que se puede decir de Dios es que no se comprende porque es demasiado grande para la mente humana.

Pero también aprendí en estos pocos años que la diferencia entre los revolucionarios y los “intelectuales de izquierda” es que mientras los primeros aman, los últimos se aman a sí mismos por ser tan inteligentes: “saben tanto que saben a mierda” (al decir de mi mamá); es por eso que en lo que huelen que ha llegado la Revolución en la que hay que amar a otros tanto como a sí mismos, les da grima y salen corriendo hacia la derecha, en donde lo único que hay que hacer con esa gente mal vestida y desdentada es darles una nueve milímetros, una “cañita” y mandarla a matar a sus semejantes –que eso es lo que han hecho siempre. Es así como se explica que los profesores universitarios y los ultrosos que teóricamente eran los destinados a cambiar el mundo, estén en estos momentos aliados a los más rancios intereses del capital transnacional, siendo financiados por sus antiguos torturadores y dedicando su vida a la lucha contra la única oportunidad que ha tenido este pueblo de tener una vida medianamente decente dentro del capitalismo en el que seguimos y seguiremos viviendo por un tiempo indeterminado.

Hay otra frase de Guevara, que de tanto oírla y leerla y escribirla y decirla, todos los izquierdozos nos sabíamos de memoria: “Cuando lo extraordinario se hace cotidiano estamos en Revolución”. Desde hace algún tiempo veo que la hijita de mi compañera tiene su Canaimita, de esas que ya van entregadas 2 millones a los escolares; y voy a mi CDI y me hacen mis análisis y me dan mis remedios; y veo mi cédula laminada sacada en dos horas y mi pasaporte que me lo mandaron a mi trabajo; y veo a tanta gente estudiando en la UNEFA y en la Bolivariana, en la que se inscribieron sin tener que pasar años en un comité de bachilleres sin cupo; y veo que todos los adultos mayores de mi familia (que son un camión) están cobrando un sueldo mínimo todos los meses y algunos buscan sus remedios en el Seguro Social de Los Ruices. Y aunque todo eso parece normal, porque como dicen los escuálidos son “nuestros derechos”, en realidad ES EXTRAORDINARIO porque ni en mi medio siglo de vida ni en el casi siglo de mi abuela se vieron esas cosas con ningún gobierno.

Lo que creo que nadie de mi generación o de las anteriores imaginó en Venezuela es que esas frases dejarían de ser letra muerta y se convertirían en ejercicio del pensamiento revolucionario, en praxis. ¡Estamos en Revolución y el amor es su motor! Y es porque estamos en Revolución, es porque he aprendido a amar a la gente y a admirar a la gente que ha hecho posible que esto suceda, que no voy a desearle a mis allegados que van a votar por sus verdugos lo que ellos buscan con esa acción; todo lo contrario: voy a hacer todo lo que tengo que hacer para que cada uno de mis uno por diez vayan a votar y voy a estar pendiente de hacer lo que tengo que hacer para que nadie a mi alrededor pueda sabotear el triunfo de la Revolución. Es sobre todo por amor a mis semejantes que van a votar en contra de sí mismos que voy a hacer lo que tengo que hacer: cuidar nuestra Revolución!!

El 7-O



lunes, 16 de julio de 2012

El alma social


Arcoiris en Baños, Tungurahua, Ecuador


Hasta hace muy poco los bebés humanos nacían con los ojos cerrados y como los perros, tardaban algunos días en abrirlos e incluso algunos meses en fijar la atención. En la actualidad los niños nacen con los ojos abiertos y adquieren la capacidad de fijar la mirada en objetos externos a los muy pocos días de nacidos; es probable que empiecen a escuchar, gustar y oler antes de lo que había sido usual también. Esto significa que la genética del cuerpo humano está consolidando una mutación con el fin de lograr que las sensaciones se empiecen a suceder cada vez de forma más precoz, lo que supondría que los recuerdos que dan las sensaciones empiezan a pasar más pronto con cada generación.

De la misma forma, es evidente que los recuerdos no son productos planos u objetivos; los recuerdos dependen de la posibilidad de la persona de tener sensaciones de un tipo o de otro. No será igual el recuerdo de un elefante que tenga una persona que haya visto uno al de la persona que no tenga posibilidad de verlo; aún más, el recuerdo del mismo elefante visto por dos personas no será el mismo, porque no tienen la misma posición en el momento en que lo ven, la luz incide en forma distinta sobre distintos puntos de vista, la posición del animal será distinta dependiendo de la ubicación del observador, la bioquímica del cuerpo tiene diferentes niveles de desempeño según la alimentación, el ejercicio, etc. Hay infinitos factores por los cuales dos personas que supuestamente tengan la misma experiencia tienen diferentes recuerdos.

Además el grupo del que se aprende los primeros conceptos es la Familia, después están los vecinos, la escuela, el trabajo, etc. Pero con la globalización de las comunicaciones los grupos a los que una persona pertenece son cada vez más diversos cada vez más pronto. Para las generaciones que formaron sus primeros recuerdos hasta la primera mitad del siglo XX por ejemplo, el paso de la relación con la familia a la relación con los vecinos era de varios años; las generaciones que se criaron en los últimos cincuenta años del siglo tuvieron la oportunidad de relacionarse desde muy pronto con gente desconocida a través de los incipientes “medios de comunicación”; pero las generaciones que están desarrollándose a partir de los primeros años del siglo XXI tienen familiaridad con todo el planeta como con su familia a través de INTERNET desde que apenas empiezan a desarrollar la motricidad.

Si la conciencia tiene como componente fundamental las experiencias, que en interrelación constante conforman en todo momento un sistema de lógica difusa con el que la persona aborda cada circunstancia que enfrenta. Y las experiencias son conformadas por recuerdos o elaboraciones que se forman a partir de lo captado a través de los sentidos, es decir, las sensaciones físicas de las cosas materiales, en conjunción con los conceptos aprendidos en la comunicación con el grupo social en que la persona se desarrolla. Entonces se podría concluir que es allí donde se encuentra la esencia de cada ser humano, el alma o espíritu, que sería el resultado de la acumulación de procesos bioquímicos que se producen en el cuerpo humano desde algún momento (por ahora indeterminado) y que con el tiempo se convierten en su personalidad.

Ahora bien, si la personalidad o el alma se están configurando más precozmente en cada generación, también debería estar sucediendo más temprano la toma de conciencia social, que implica el conocimiento colectivo de que la estructura económica determina la conciencia social a través de la superestructura jurídico-política, que a su vez garantiza la reproducción de la estructura del mundo material. Tal es así que las medidas que los dueños de los grandes capitales solían aplicar en la búsqueda de la reconcentración de los capitales mundiales con protestas bien focalizadas y fácilmente controlables tienen consecuencias cada vez más traumáticas porque la ideología tiene cada vez menos efectividad.

Los aparatos ideológicos que hasta hace muy poco hicieron con bastante efectividad el trabajo de dominación de la infraestructura, hoy en día les cuesta bastante hacer su trabajo con mediana efectividad, porque están muy dañados en su credibilidad: las iglesias y los medios de comunicación cada día son desenmascarados en todas partes como simples medios de ideologización; la escuela que siempre fue un medio de ideología para minorías excluye cada vez a más gente, lo que la convierte en altamente ineficaz; las leyes están cada vez más expuestas al escarnio público debido a las diferencias evidentes que surgen en la aplicación de ellas, dependiendo del poder económico que tenga la persona a la que se le va a aplicar una determinada ley.

Por todo eso, es posible que este sea el peor momento del capitalismo. Por todas partes hay gente dándose cuenta individualmente y colectivamente del mecanismo perverso de funcionamiento del sistema; medios de difusión -hechos para esparcir la ideología- dejando colar información privada de los dueños de los grandes capitales; y pueblos enteros preparándose para resistir durante 500 años más y con ganas de “vivir bien” y de rescatar la Pacha Mama.

Pero eso no significa que los capitalistas se van a quedar en sus camas y darse por vencidos. El sistema se está preparando para luchar; si no es “por la razón” será “por la fuerza” dice con cada movimiento de las tenazas. Producirá más bombas, matará más gente, taladrará más tierra en busca de diamantes, destruirá más árboles, acabará con el agua y los animales. Si al final no queda nadie, no se podrá decir que ha perdido.

Estamos en guerra, aunque la afirmación sea muy poco misericordiosa. El enemigo es gigantesco y horrorosamente cruel; pero tenemos una ventaja: somos muchos. La estrategia: habrá que ser portentosamente inteligentes … y conscientes.

martes, 3 de julio de 2012

LA DEMOCRACIA




El sistema de control social más eficaz que ha existido en la historia de la humanidad es un régimen gubernamental de alternabilidad bipartidista que se ha denominado Democracia. Expliquemos este enunciado categoría por categoría, tal como lo exigiría el profesor Francisco Bravo en cualquiera de sus exámenes de “Historia de la Filosofía” o de “Platón autor”.

Hablemos del CONTROL SOCIAL. El capitalismo se caracteriza fundamentalmente porque las mayorías proletarias del mundo venden su fuerza de trabajo a la minoría capitalista, la cual vende el producto de ese trabajo a otros capitalistas, a los funcionarios burócratas, pequeños comerciantes, profesionales y trabajadores independientes y sobre todo a las mayorías proletarias, por cantidades que siempre son mucho mayores a lo pagado al proletario por su trabajo en dicho producto. Es decir, en todos los casos, EL CAPITALISTA ESTÁ ROBANDO al proletariado.

Ahora bien, si esto es así y en todas las instancias de la sociedad, desde todos los estratos nos han dicho que el robo está mal, es inmoral, indecente, pecado y un delito; y más aún, si a los pobres los condenan desde siempre a la cárcel por robar pan, como a Jean Valjean, ¿por qué los proletarios, que son las grandes mayorías de la humanidad, no se rebelan contra esto?. Pues porque nos han convencido que los ricos no roban, sino todo lo contrario; que si no existieran los ricos no tendríamos con qué comprar la comida, porque no habría fábricas dónde trabajar y cobrar los sueldos que semanalmente devengan los proletarios para poder subsistir. Cuando la verdad es exactamente lo contrario: si no existieran proletarios compitiendo entre ellos por vender su fuerza de trabajo al capitalista a cambio de una cantidad de dinero que apenas garantiza su subsistencia, NO EXISTIRÍA la pobreza, que solo existe por la desigualdad en la distribución de las riquezas, porque la mayoría de ellas se las apropian los ricos.

Tenemos entonces una segunda pregunta: ¿cómo nos han convencido de esa gran mentira?: la respuesta es CONTROL SOCIAL o “por la razón o por la fuerza”, como ejemplificantemente dice el escudo de armas de la nación chilena. Pero “la fuerza” es muy costosa y a los capitalistas no les gustan los costos; así que mayoritariamente se aplica “la razón”, que es como se denomina a la ideología. Y la “democracia” es una de las categorías fundamentales de la ideología capitalista actual. Porque la teoría dice que lo democrático es bueno y lo no democrático es malo; lo que no se dice es de dónde sale esa teoría y de dónde sale la decisión sobre qué es o no es democrático. Las respuestas a esas interrogantes son: la teoría sale de los think-tank pagados por los capitalistas para inventarla; y los “medios de comunicación” propiedad de los capitalistas la esparcen como si fuera la verdad. Así, “la democracia” se entiende como el régimen político más justo porque la humanidad ha evolucionado hasta ella, llevándola al desarrollo económico del que “goza” en la actualidad.

Pasemos a la ALTERNABILIDAD BIPARTIDISTA. En algún momento hubo que “aflojar” la fuerza, porque los capitalistas se dieron cuenta que mientras más fuerza se aplicaba a los pueblos, más posibilidades había de que resistieran. Así “los milicos” empezaron a dejar de ser útiles en los últimos decenios del siglo XX y se implementaron “las democracias” donde antes hubo dictaduras. Las democracias permitían que los pueblos vivieran en la fantasía de que el sistema respetaba los derechos de las mayorías al fomentar elecciones para una cantidad cada vez mayor de cargos en las administraciones públicas; eso se complementaba con la sensación de libertad dada por el hecho de que “todos” podían ganar esas elecciones porque la “alternabilidad” garantizaría que ninguna persona individual se va a perpetuar en el poder.

Ahora bien, era necesario controlar la alternabilidad y eso pasaba porque fuera BIPARTIDISTA. La alternabilidad “abierta” podría suponer que las elecciones fueran ganadas por “cualquiera”; por el contrario, si el sistema garantiza el bipartidismo, solo hay dos posibilidades, por tanto solo dos opciones a controlar. En la mayoría de los estados se diseñó un sistema en que una de las opciones fuera abiertamente de derecha y otra “social-demócrata”, concepto que permite incluir en sus filas personajes con una amplia gama de “ideas” políticos; además están consideradas opciones minoritarias, generalmente “de izquierda”, que son controladas a través de prebendas clientelares con las que todo el zoológico político obtiene una parte de la tajada y ellos se encargan de mantener tranquilo el país. Igualmente lo que no se logre a través de los políticos será logrado por los llamados “medios de comunicación”, que en realidad son el aparato de ideología mejor logrado de la historia.

Además está el tema de los DERECHOS HUMANOS, que se han convertido en la condición de bondad de los estados. Plantear la teoría de los derechos humanos requería convencer a todos que la integridad física era un tema secundario para la humanidad. Para ello ya estaba generalizada la idea de que “no sólo de pan vive el hombre”: la comida, la vivienda, el abrigo y la salud pasaban a ser derechos secundarios. Y los derechos fundamentales los constituyen la libertad de expresión, la libertad de pensamiento, la libertad económica. Paradójicamente, estos últimos derechos debían ser garantizados por los estados mientras que los primeros serían problema de cada individuo particular, en el supuesto de que la libertad económica permitiría que cada uno garantizara su integridad física.

La realidad es que las libertades garantizadas por las Naciones Unidas solo garantizan que los capitalistas podrán seguir acumulando sin restricciones y que los proletarios podrán seguir siendo explotados, todo ello cada día de maneras más sofisticadas.

Las libertades garantizadas por el aparato jurídico-político ya global solo garantiza que LA DEMOCRACIA cumpla las funciones que tiene que cumplir: controlar socialmente las grandes mayorías proletarias y medias para que no se rebelen ante el ROBO CONSTANTE que perpetran los capitalistas contra la mayor parte del mundo.

O cómo se entiende que el golpe contra los presidentes de Honduras y Paraguay fueran “extrañamente democráticos”, a decir del New York Times.

Lo que no impide ver que LA DEMOCRACIA es la fantasía mejor elaborada que ha creado el Capitalismo.

viernes, 22 de junio de 2012

La inseguridad de la seguridad



Punta Paitilla, Panamá

La seguridad es un problema típico de la “clase media” (que lo único de media que tiene es que es media pendeja al creer que tienen alguna posibilidad de pertenecer a la “clase alta”). Y es que las clases medias son las únicas en el mundo que creen que puede haber alguna seguridad.

Todos los mortales pobres saben que la única seguridad que todos tenemos en la vida ES LA MUERTE. Y lo saben, porque la muerte está mucho más cerca de los pobres, porque los pobres son más. Me explico: si yo tengo 14 hijos y se me mueren 7 de enfermedades o accidentes o a manos del hampa o de la policía (que es lo mismo pero con licencia), he estado mucho más expuesto a la muerte que una persona que tiene 2 hijos a la que se le ha muerto 1. Con esto no estoy en absoluto banalizando la muerte de un ser humano, porque como dice Andrés Eloy, cuando tengo un hijo tengo a todos los hijos. Pero hay que poner las cosas en su justo nivel: la muerte es lo único seguro que hay en la vida. Lo demás no existe.

Porque la verdad es que nada es eterno y de la vida no te puedes llevar nada contigo. Así que por más que hagas mucho dinero y tengas casas y empresas y dinero invertido y rentas y todo eso lo tengas en un país del llamado “primer mundo” o “desarrollado”; por más que tengas todos los bienes asegurados y reasegurados; por más que tengas un ejército de gente cuidándote y cuidando el camino por donde vas a pasar; la única verdad, lo único cierto, lo único seguro es que cuando te vayas a morir, te vas a morir y nada lo va a evitar y no te vas a llevar nada. Lo que han logrado evitar los ricos es morirse pronto, pero al final todos nos morimos.

Lo único que puedes hacer es rezar para que haya reencarnación y karma y puedas cada vez seguir creciendo y en cada vida nazca una mejor persona con tu misma energía. Así el mundo sería inevitablemente mejor cada vez, sin tener que hacer mucho esfuerzo. Yo creo que la vida humana ha ido de peor para mejor; pero estoy segura que un día se va a acabar por completo. Porque así es la vida, finita. Y menos mal, porque no me puedo imaginar peor maldición para un pobre, que vivir por siempre.

Por supuesto que para mi es más fácil hablar de la muerte porque no tengo hijos, que es lo que creo que hace que la gente quiera encontrar seguridades. Darle la mayor de las seguridades a los hijos es lo que mueve a la mayoría de la gente del mundo a hacer cosas. Y algunas veces es muy difícil decirles a los que tienen hijos que todos nos vamos a morir, incluso sus hijos, hagamos lo que hagamos, por aquello de la sensibilidad. Pero hay gente que debería revisarse cada vez que llora sinceramente por “la inseguridad desbordada”. Porque hoy pareciera haber más “inseguridad” que ayer, porque nos enteramos inmediatamente por Twitter o por Facebook de que alguien fue muerto a manos de un asaltante; pero entre 1960 y 1964 miles de compatriotas fueron muertos a manos de los aparatos de represión del Estado venezolano y hasta los familiares se hacían los locos por miedo (inseguridad) a que los buscaran a ellos también para destinarlos a lo mismo. Claro, cualquiera podría argumentar que en esos momentos había una seguridad: la seguridad de que si te ponías a estar queriendo luchar por la justicia social te iba a agarrar cualquier policía y te iba a matar.

Lo cierto es que En Revolución no hay muchas seguridades aparte del espectro que recorre la Patria Grande con la idea de que un mundo mejor es posible y necesario. En el Capitalismo hay una enorme seguridad: es seguro que la mayoría será cada vez más pobre y el 1% de la población cada vez más rica. Ahora bien, en estos países sin libertad de expresión, hay otra libertad: creerse el mojón de que la clase media puede llegar a formar parte de ese 1%.



jueves, 14 de junio de 2012

CHE



miércoles, 13 de junio de 2012

No es un plan de gobierno: es una filosofía

 
Mama Tungurahua - Ecuador


Tal como para la administración automatizada de información existe un sistema operativo que se llama WINDOWS, que tiene una lógica específica, se conduce con unos comandos determinados y de vez en cuando varía su nombre sutilmente (Windows 2.1, Windows 7); así mismo, para el manejo de la economía hay un sistema que se llama CAPITALISMO, que funciona con una filosofía propia y cada cierto tiempo cambia la adjetivación de su nombre (mercantil, industrial, financiero).

Seguramente la mayoría de la gente en el planeta piensa que dichos sistemas no son comparables, principalmente porque uno es propiedad privada y el otro no; yo creo que están equivocados. De hecho, los usuarios de Windows solo pagan royalties una vez cada cierto tiempo; los del capitalismo royalties pagamos todos los días de nuestras vidas. El que no lo crea puede preguntarnos a todos y cada uno de los Latinoamericanos, que pagamos varias veces las deudas de “nuestros ricos” o a los españoles dentro de algún tiempo, cuando estén pagando la deuda que están por contraer para mantener a flote el negocio de “sus” banqueros.

Y es que además, tal como pasa en el mundo de la información a gran escala, en que la mayoría de los usuarios hemos sido convencidos de que la única manera de trabajar en un computador es comprando ese sistema operativo, que una vez fue inventado por alguien y robado por otro alguien que se hizo mega-millonario al negociarlo. De la misma forma hemos sido convencidos de que el capitalismo es el único modo de producción posible o al menos el último modo de producción que se va a producir en la historia humana.

Pero tal como en la computación, en que ya funcionaba el MSDOS y el DOS y algún tiempo después apareció el LINUX y hay otros que no puedo nombrar porque no conozco nada de computación; así mismo, algunos estudiosos se dieron cuenta que el capitalismo no es la última salida que tenemos en el planeta, sino que hay al menos otra forma de vivir, que no se reduce simplemente a producir bienes (o males) materiales para que algunos pocos puedan acumular el producto de su comercio y tener a todos los demás a sus servicios.

Ahora bien, hay dos formas en que se ha logrado que creamos esas mentiras: una es la guerra y otra es el lenguaje (“por la razón o por la fuerza”, como dice el escudo de armas de Chile). Con la guerra se logra acabar con las resistencias de dos formas: se mata a unas pocas personas y se aterroriza a todas las otras; es por eso que la guerra ha sido siempre la acción preferida de los imperialistas. El problema con las guerras es que son muy costosas y los costos siempre son capital que no se acumula. Así que al capitalismo no le conviene demasiado las guerras. El procedimiento de dominación más económico y más exitoso en la historia ha demostrado ser: el lenguaje.

Y es aquí donde encontramos el tema de la Crisis. Tal pareciera que “crisis” significa debilidad en el sistema. Así, cuando se dice por ahí: “el capitalismo está en crisis”, pareciera que está en problemas y que por tanto, está en un momento vulnerable, lo que puede evidenciar que de un momento a otro se acabará. ERROR!! “Crisis” es el nombre del funcionamiento del sistema. Las crisis son lo que los “dèjá vu” representaban en MATRIX: el reacomodo del sistema ante cualquier irregularidad. Así, cuando el capital está en franco proceso de dispersión, es decir, de desagregación o desacumulación, el sistema produce una crisis que devuelve todo a su orden original: el capital vuelve a las arcas de algunos pocos. En el momento de la crisis mueren algunos millones de personas, desaparecen algunos estados nación, nacen otros y listo: el sistema está en orden de nuevo.

Lo vital es que muchos nos demos cuenta que el capitalismo, tal como Windows o como la Matrix no es el único sistema posible. Otro mundo es definitivamente posible. Y absolutamente necesario para detener el proceso de destrucción de la vida en el planeta. Y esa es la propuesta que tiene la Revolución Bolivariana para el mundo: independencia, socialismo, desarrollo pacífico, multipolaridad, sostenibilidad. Este no es el plan de gobierno de Chávez, es la filosofía de vida de todos los que creemos que la vida es el bien más preciado que tiene la humanidad.

martes, 5 de junio de 2012

La Batalla de Pichincha


La Batalla de Pichincha

El 24 de mayo celebré la Batalla de Pichincha … en Ecuador!!!
Habrá gente que pregunte: pero bueno, y tu, que te la das de venezolanista, por qué no viajas en Venezuela? Y la respuesta es: yo conozco TODO mi país y me enorgullezco de ello completamente; y además lo sigo conociendo cada vez que tengo oportunidad. Es por eso que cada año planificamos una ruta de entre once a trece días de rueda y con todo “mi núcleo familiar” (humano y canino) recorremos sitios bellos de este país; y muchos fines de semana llegamos hasta donde podemos.
Pero el año pasado visité a una gran amiga en Argentina y fue una experiencia sabrosa; así que decidí viajar en Latinoamérica, porque es tan económico y tan divertido como viajar en Venezuela y me dispuse a conocer lo más que se pueda en lo que me queda de vida. Y este año le tocó a los Andes de Ecuador.
Es una lástima que Conviasa haya suspendido sus vuelos a Ecuador. No sé de qué habrá dependido esa decisión, pero es absolutamente necesario que se recuperen esas rutas: Quito y Guayaquil. Y la razón fundamental es que nuestra consanguinidad pide que nos conozcamos entre nosotros tanto como a nosotros mismos.
Los ecuatorianos son gente muuuuyyyyy sabrosa; tanto, que la falta de oxígeno de las alturas quiteñas se compensa con el exceso de riqueza humana. Cariñosos, lindos, gentiles, solidarios, buenos. Los ecuatorianos son como los venezolanos!!! Tanto que en algún momento quise creer en la reencarnación, para decir que en otra vida fui quiteña, seguro.
Además hay que medirse con aquellas montañas inmensas, poderosas, fantásticas. Hay que verlas y sentir lo que cuentan las mitologías de los pueblos andinos sobre ellas: Mama Tungurahua le echa ceniza en la cara al Taita Chimborazo porque es un sinvengüenza que la engaña con cuanta volcana encuentra por ahí. Y el Guagua Cotopaxi sigue creciendo estrepitosamente porque como todo joven es muy impetuoso. Y cuando se está a las faldas de aquellos volcanes enooorrrrmes se siente que en realidad son Pachacutic y Pachamama los que están al timón de la vida: el Universo y la Tierra poco son afectados por mucho que hagamos los que aquí habitamos.
Y además sorprende similitudes como que los ecuatorianos tienen su VTV y su Globovisión y su Televen. Y también su “Esquina Caliente” y su mayoría de la gente en la calle orgullosamente chavista, perdón, correísta, que a la sazón, es lo mismo, es la dignificación de la vida propia, de nuestro verdadero ser. Es el ciclo APACHACUTIC que termina y el PACHACUTIC que se despereza de su largo sueño de quinientos años. Es la Revolución Bolivariana y Ciudadana que construimos y que nos construye.
Ahora me siento también ecuatoriana y entendí en la piel porqué El Libertador se enamoró de esas gentes y de esas tierras y porqué las sintió suyas y porqué lo adoptaron a él y al Mariscal Sucre y a Flores.
Solo tengo una demanda y estoy segura que llegará un día que funcione así: las “inmigraciones” latinoamericanas deberían diferenciar entre NACIONALES y EXTRANJEROS: nacionales de la CELAC por un lado y extranjeros por el otro. Y se que pronto empezaremos a aplaudir en el avión cuando lleguemos a cualquier sitio de nuestra PATRIA GRANDE. Porque la felicidad que se siente cuando uno llega a su sitio lo que provoca es aplaudir!!!

martes, 24 de abril de 2012

Pensamiento crítico o praxis


En los años ’90s del siglo pasado oír hablar sobre marxismo, imperialismo, revolución hacía que los académicos y los políticos (con los que habían sido las vanguardias intelectuales de la revolución latinoamericana a la cabeza) sonrieran con una especie de conmiseración por esos pequeños ingenuos que todavía creían que la especie humana era merecedora de que el capitalismo terminara y se implantara un modo de vida en que las injusticias, la alienación y la escisión del hombre, producto del modo de producción dominante, desaparecieran y no dejaran sino el recuerdo de haber sido. La ideología había logrado su máximo nivel de eficiencia: ante la desaparición de lo que todo el mundo llamó “el socialismo real” casi todos en el planeta habían perdido ya las esperanzas en que el mundo podía ser más humano y pensaban que la naturaleza era del todo darwiniana y lo máximo que se podía esperar de la vida en la tierra era lo que había.

Pero tal como había predicho Rosa Luxemburgo, el capitalismo terminó de globalizarse y empezó su camino al despeñadero. Eso no significa que mañana se va a acabar; significa que ha empezado el trabajo de los que creemos que mientras exista vida en la tierra ésta debe tender hacia mejor y que el capitalismo y en general, los modos de producción deben dejar de existir como modo de relacionarnos entre todos los seres vivos y debemos empezar a crear un Modo de VIDA, que debe basarse en la solidaridad, en la complementariedad y la colaboración, no solo entre los seres humanos, sino entre todas las especies, como ya hace mucho parecen haberlo entendido especies como los caninos, los delfines, los gatos pequeños, que han establecido en muchos lugares del mundo relaciones de cooperación con los seres humanos y se han visto favorecidos con ello.

La experiencia venezolana dice que las clases tradicionalmente menos conectadas con el mundo de la academia, enfrentadas a las injusticias desde siempre, pero por primera vez en contacto con la idea de que eso no es natural (como la ideología dominante les había obligado a creer), a través de las clases dominicales de alta política impartidas por Hugo Chávez por televisión nacional, han entendido que de lo que se trata es de cambiar el mundo para que todos podamos tener “lo que teníamos que tener” (en palabras del poeta cubano Guillén). La falta de contaminación por el mundo del pensamiento político ha hecho posible que “los condenados de la tierra” entiendan y se dispongan muy rápidamente a actuar; y que la única forma de hacerlo es organizándose entre ellos y hacer que las cosas pasen. Y eso está pasando.

Pero los intelectuales y los políticos están empeñados en hacer que las cosas no pasen, porque es difícil querer honestamente que la situación cambie, cuando mi situación personal no es mala en absoluto. Y si uno tuvo posibilidad de estudiar, eso es signo de que su situación no ha sido mala del todo. Es por eso que estoy totalmente de acuerdo en que hay que salir del aula y propiciar el debate en las calles, en los barrios, en las aldeas, en las esquinas. Y más que una “batalla de ideas” el debate debe ser sobre la estimulación a la participación y a la organización para la acción, porque hemos visto que “el saber convencional de las ciencias sociales” no tiene las posibilidades de explicar y mucho menos de transformar la sociedad (porque no está hecho para eso).

Es por eso que las instituciones y los funcionarios públicos venezolanos tenemos todos los días funciones nuevas que tienen que ver con el “empoderamiento” del pueblo de lo que realmente les pertenece, para hacer que ellos mismos cambien lo que tienen que cambiar y tengan lo que tienen que tener. Los intelectuales mientras tanto, deberán aprender de los saberes tradicionales de los pueblos y ellos son los que tienen que inspirar la teoría que tendrá que escribirse con base a la realidad de los verdaderos protagonistas de la vida: las grandes mayorías que resisten y avanzan a pesar de todas las miserias y las injusticias.

lunes, 23 de abril de 2012

De elefantes y osos o ¿para qué sirven los reyes?

Todos los cuentos del horror que es la humanidad no bastan. Todos los días sale uno nuevo, como los comics. Este artículo expresa exactamente cómo me siento al respecto de éste en particular.

 
La ceguera moral 
Fernando Vallejo
Publicado el 19 de abril en el País de España.

La foto impúdica que publicó EL PAÍS el domingo en primera plana del rey Borbón y otro cazador, ambos con escopetas y atrás de ellos el elefante que acababan de matar, me produjo, ¡otra vez!, un sentimiento que en mí se ha vuelto recurrente: asco a la humanidad. Yo he visto de niño las fotos de los decapitados de mi país, en hileras de decenas, y a veces de centenares, de campesinos conservadores o liberales descalzos (pues entonces no tenían ni con qué comprar zapatos) y con las cabezas cortadas a machete y acomodadas a los cuerpos a la buena de Dios: eran las del enfrentamiento entre el partido conservador y el partido liberal colombianos, que a mediados del siglo que acaba de pasar se estaban exterminando en esa guerra civil no declarada que conocimos como la Violencia, así, con mayúscula como se pone en España el “Rey”, y que incendió y devastó el campo de Colombia.

Ninguna de esas fotos me produjo tanto dolor, tanta perturbación como esta del periódico español. Tal vez porque desde niño no quiero a los seres humanos pero sí a los elefantes. O tal vez por lo que enmarca la foto: arriba el nombre del periódico, EL PAÍS, el único que ha llegado ser transnacional en nuestro idioma, pues ni La Nación de Buenos Aires, el diario de los Mitre, con lo grande que fue, lo logró: trascender las fronteras nacionales para ir a los cuatro rumbos del ámbito hispánico, por sobre el mismo mar. Y debajo de EL PAÍS el encabezado, el titular, insulso, banal, perverso: 'El Rey es operado de la cadera al caerse en un safari en Botsuana'.

La tragedia era esa, que el Rey con mayúscula se había roto la cadera en un safari, no que acababa de matar a un animal hermoso, inocente, que ningún daño le había hecho. Para EL PAÍS la matanza de animales grandes por diversión en África es un simple safari: para mí es un asesinato. Y adentro del periódico, llenando dos páginas, la crónica banal del percance y otra foto del Rey con el mismo cazador y adelante de ellos dos búfalos que acaban de matar. Un destino habitual para la caza mayor, dice el correspondiente titular.

“España es de los países que más trofeos de grandes especies importa de África. Matar un elefante en Botsuana sale por más de 44.000 euros”. Y que “los médicos le han tenido que colocar al Rey una prótesis que sustituye la cabeza del fémur y la zona donde esta se ensambla con la pelvis”, etcétera, en ese tono neutro, imparcial, que es el que le corresponde a un gran periódico.

De entonces acá, en las horas que han pasado, ha venido la condena en las redes sociales de Internet de muchos españoles indignados porque el Rey se está gastando el dinero público en diversiones cuando España pasa por uno de sus peores momentos, o porque la Casa del Rey no le informó al presidente de su viaje, o por razones así.

¿Y es que alguna vez le informó a alguien cuando se iba a Rumanía a cazar osos con Ceausescu? Todavía en 2004, tiempo después de la caída del tirano, seguía yendo a lo mismo. El 12 de octubre de ese año el periódico Romania Libera de Bucarest informó de su cacería en la región rumana de Covasna, al pie de los Cárpatos, en que mató a escopetazos a nueve osos, una osa gestante y un lobo y dejó malheridos de bala a varios otros animales que medio centenar de ojeadores le iban poniendo a su alcance, de suerte que los pudiera abatir sin riesgo alguno. Varios miembros de la policía secreta rumana disfrazados de campesinos e infiltrados entre los ojeadores protegían de los osos y de cuanto peligro se pudiera presentar al distinguido personaje. La cacería o masacre tuvo lugar desde el viernes 8 de octubre al domingo 10 y la organizó la empresa Abies Hunting, experta en safaris. El Rey había llegado al aeropuerto Otopeni de Bucarest en su jet privado, y escoltado por 10 patrullas de la policía y varios vehículos de acompañamiento protocolario se había trasladado a las cabañas que tenía antes Ceausescu para sus cacerías en la región. Los lugareños de Covasna le depararon al Rey español un cálido recibimiento folclórico vestidos con trajes típicos y lo agasajaron con palinca, un aguardiente de ciruela.

Así que lo de matar animales grandes como el elefante y los búfalos de la semana pasada no es cosa nueva: le viene de lejos al Rey. Y se la va a dejar de herencia, junto con un dineral, a su nieto, quien se acaba de herir un pie por andar jugando con escopetas. ¿Qué irá a cazar este niño cuando crezca y le permitan sus padres ir de cacería? ¿Elefantes? ¿Osos? ¿Búfalos? Ya no van a quedar. Para entonces su abuelo habrá acabado con todos. Aunque las posibilidades que tiene el niño en cuestión de reemplazar andando el tiempo a su abuelo en su altísima dignidad son pocas, alguna hay. Estaría perfecto ahí, como fabricado a la medida del puesto. Es el Rey que se merece España, el país que despeña cabras desde los campanarios de sus pueblos para celebrar, con la bendición de la Iglesia, la fiesta del santo patrono.

viernes, 13 de abril de 2012

¡¡¡ A CADA 11 LE LLEGA SU 13 !!!

jueves, 12 de abril de 2012

Journalists


It is very appropriate to talk about “freedom of expression” in this very moment of history of the world. Let’s see.
At least, for the last a hundred years, Venezuela has had governors who had made of the national treasure their savings bank account. Under those administrations, all money of international loans they asked for, in the name of nation, disappeared. People with no business history bought billionaire properties, in and out the country, with no explanations about where came the money from. Courts of justice were full of judges who sold each sentence of each trial. Every public building, every public sector company, every public office became in ruins. They converted us in a people without moral by exposing everyday at every time their lovers, their stolen fortunes, and their excrescences in the houses of the government, as the model to follow up.
Rosanna O., a journalist who worked at a broadcasting television network, interviewed the “personal assistant” of the president of the country (who everyone knew was her lover), asking her about that stuff: two days after, O. didn’t have any program or network were to work anymore; everyone whispered she was lucky to be alive.
After strikes in demand for appropriate wage and work conditions, two of the national journals were closed by their owners arguing bankruptcy; but it re-opened months after that, even weeks, and hire new employees at less costs, without paying anyone of their former ones.
A respected economist wrote a detailed article, showing proves of the interference in the military promotions and in the business within the Army, by the lover of the president of the country. The edition of magazine was taken off circulation by the political police that very day and then the magazine was closed … for ever.
No journal said anything about those things, of course. And voices of the few journalists that said anything weren’t listened up because were hidden by the journals. But those are just few examples about press.
The strategic public sector companies: airline, mines, electricity, and communications were given for nothing or almost nothing. The oil public company and waters were next in the list.
The salary for most people was 30 dollars a month or less. Welfare was almost extinct. Education and health were almost completely privatized. The inflation of the economy went up to 110% per year. Eighty per cent of people were extremely poor.
When more than 50% of the private bank system broke, the investors couldn’t get back their money but the bankers still are very rich people and living out of the country.
One of the Secretaries of Treasure was asked about the best way of managing money: he said the best anybody can do was took it off the country.
No journal said anything.
But this moment is different for all the journalists to maintain their jobs. Most of them are employed by rich editors and they have to criticize the government; and in order to do that, they have to think like their chiefs. Or at least, to think nothing and to write what their chiefs says that you have got to write about.
In the same way than before, journalists that never in PUNTOFIJISMO saw anything, now they are seeing everywhere, including where there is nothing to see. And there, they make it happens. And that is because journalists are there not to think or express anything; they are there to say what their bosses mandate to do, to think and to write. The freedom of expression belongs to the owner of the circus not to the clowns.
There is currently an episode of this story whose name is Oswaldo Guillén. He is a Mayor League Baseball player and manager who said about Fidel Castro that he is a respectful gay because after fifty years everybody trying murder him, he is still alive. After that he was temporarily suspended from his job and its very possible that suspension could be definitive, only because his opinion is not the opinion of the common in the State of Florida.
No journalist has defended the freedom of expression. And that is because Guillén is not the owner of any journal or journalist at all.

martes, 10 de abril de 2012

Ni Cristo fue Socialista, ni el Cristianismo es liberador

Este es un excelente artículo a propósito de la "Semana Santa", que no puedo dejar de reproducir. Por cierto, es bueno hacer notar que en la búsqueda de una imagen no encontré ni una que se pareciera físicamente a un arameo: ahhh, verdad !!! es que
Cristo era Esquenazi.


Ni Cristo fue Socialista, ni el Cristianismo es liberador
Autor: Ronald Muñoz *
Fecha de publicación en APORREA: 09/04/12

En los últimos días han arreciado toda clase de artículos y comentarios relativos al cristianismo, señalando a esta creencia como una doctrina plenamente liberadora, que debe servir -según algunos- como fundamento para la construcción del socialismo en nuestro país. Dado que la base de un proceso revolucionario de izquierda es el debate ideológico, acompañado por la autocrítica revolucionaria, me permito contestar algunas de las temerarias afirmaciones recientemente planteadas. Reviste importancia especial, el hecho de que quien motoriza últimamente tales planteamientos sea el propio líder del proceso revolucionario, el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, cuyo papel como gran conductor del proceso lo asumimos sin discusión, pero no así, sus aseveraciones político-religiosas. De manera que haciendo uso de mi rol como sujeto político en el marco de un proceso revolucionario que se construye sobre la base del poder popular y de un debate democrático de las ideas, me permito contestar a lo que, voy a demostrar a continuación, es un planteamiento errado de principio a fin.
El Cristianismo ¿Doctrina socialista o dogma esclavizante?
Debo comenzar por el supuesto carácter "liberador" atribuido al cristianismo. Algunos le llaman así, según dicen, porque su máxima figura, el Jesús de los evangelios, plantea como base de su doctrina la caridad, el amor al prójimo y el compartir con los semejantes. Por esto seria Jesús "el primer socialista"... Pero si hay que decir que fue tal cosa por hablar de compartir y de amor al prójimo entonces definitivamente no lo fue, porque semejantes planteamientos no son invención del cristianismo, sino que aparecen plasmados ya en decenas de religiones y cultos anteriores a Jesús. Sidharta Gautama -el primer buda- Confutse, Lao Tse o Zoroastro, son solo algunos de los pensadores o profetas que bajo esta óptica, merecen obtener mucho mas que Jesús el titulo de "primer socialista" por haber existido antes.
Pero es que de hecho, contrariamente a la creencia generalizada, nada mas esclavizante ha existido sobre la faz de la tierra, que el cristianismo tanto en lo espiritual como en lo socio-político.
Ha sido esclavizante en lo espiritual por cuanto condena el alma del hombre -y la mujer- al horror mediante el miedo al castigo en el otro mundo. Porque hay que recordar, que el elemento central del cristianismo, no es, como nos quieren vender nuestros amigos apologistas cristianos, el compartir y la caridad. Lo que caracteriza al Cristianismo como religión, lo que la diferencia del resto de las religiones, no es eso, sino la creencia en un Dios, que ha enviado a su hijo a morir por nosotros en la cruz, y el cual ha de juzgarnos a todas y todos para determinar si iremos al cielo eterno o al fuego eterno: esa es la esencia del dogma cristiano.
Estamos hablando de un Dios que decidió castigar a toda la humanidad por un error -si es que comerse una fruta lo es- de un solo hombre que vivió miles de años antes de que todos naciéramos. Es decir que hoy, todas y todos somos culpables del pecado que cometió alguien en un momento en que ninguno de nosotros había nacido, lo cual implica que aun ni que quisiéramos habríamos podido hacer nada para evitar tal error ¿Como se puede castigar a otros por el error de alguien que vivió miles de años antes? ¿Eso es justicia?. Este Dios -supuestamente misericordioso- decidió castigar por ese error no a quien lo cometió, no a él y su familia, no... Ese Dios misericordioso decidió castigar nada mas y nada menos que toda su descendencia por los siglos de los siglos! Luego como es tan "bueno" envió a su hijo a morir por nosotros -increíble que un Dios de sabiduría infinita no encontrase otro mecanismo menos bárbaro para "salvarnos" que mandando a matar a su propio hijo-. Todo esto claro, antes de mostrar un carácter absolutamente racista y guerrerista cuando afirmó tener un solo pueblo elegido -nada y nada menos que Israel- y que le pidiese a su "pueblo elegido" que masacrara y exterminara a todas las demás naciones que se encontraban en aquella región, en una cadena de actos criminales que pasan por el genocidio, el robo y la barbarie. Para quien tenga dudas sobre esto que tome una Biblia y comience a leer -cosa que la mayoría no ha hecho- de principio a fin libros como el Génesis, Éxodo, Deuteronomio y Josué. Mas adelante, en nueva gran demostración de justicia, en plena época del Imperio Romano, este Dios decide dar un giro de 180 grados para manifestar que ahora no es solo el Dios de Israel sino de toda la humanidad... ¿Entonces para que le ordenó a al pueblo de Israel que masacrara a todos sus pueblos vecinos si era su Dios también? ¿Será que cambió de opinión? ¿Pero como pudo hacerlo si se supone que sabe todo lo que sucederá en el futuro? Lo cual nos lleva a otra pregunta: ¿Para que colocó una prueba a Adán si sabia que no la pasaría? ¿O sea que de antemano nos quería mandar a todas y a todos al infierno?.
Se supone, según esa teología tan liberadora, que ese Dios nos ha creado para juzgarnos a todas y todos al morir, pero si pasamos ese juicio igual, habrá otro juicio el día del "final de los tiempos", lo cual convierte en tarea difícil lograr la "salvación". Un juicio que además tiene el agregado de que parte de condiciones absolutamente disparejas por cuanto se juzga bajo los mismo parámetros a quienes han vivido en condiciones de miseria que a quienes lo han tenido todo... Y de ese juicio, en vidas de unos 60 años en promedio, depende el futuro de todas y todos nosotros para toda la eternidad.
Si semejante doctrina es liberadora yo prefiero que me dejen así como estoy.
El Cristianismo como sostén de la explotación
En cuanto a lo político también se ha dicho bastante. Se ha dicho que el cristianismo promueve la emancipación de los pueblos, se ha dicho que Dios liberó al pueblo de Israel de su esclavitud en Egipto y que además Jesús siempre llamo a la caridad con el pobre.
En primer lugar cuando este Dios liberó al pueblo de Israel de su cautiverio en Egipto no lo hizo porque estuviera en contra de la esclavitud, nunca lo planteó de esa manera, por el contrario, lo hizo porque Israel era su pueblo elegido y le había encomendado la tarea de gobernar al resto de las naciones exterminado a todas las que se opusieran, eso si queda bastante claro a lo largo del Tanaj (Antiguo Testamento).
Sobre el supuesto carácter social que muestra en su faceta del Nuevo Testamento, en ninguna parte del la nueva revelación se plantea en lo socio-político una ruptura con el orden establecido para la época -El Modo de Producción Esclavista- por el contrario, el propio Jesús habla como legitimador del sistema por cuanto el único cuestionamiento de índole político que se le hace en todos los evangelios era sobre si pagarle o no el impuesto al despotismo Imperial romano, a lo cual Jesús responde que, "Al Cesar lo que es del cesar y a Dios lo de Dios" en clara colaboración con las autoridades. Pero mas aun, tanto los evangelios como Jesús van mas allá y legitiman por completo la esclavitud:
“Así es que aquél esclavo que habiendo conocido la voluntad de su amo no obstante, ni puso en orden las cosas, ni se porto conforme quería su señor recibirá muchos azotes” Lucas 12:4
“Vosotros esclavos, estad sumisos con todo temor a sus amos, no tan sólo a los buenos y apacibles, sino también a los de recia condición, pues él merito esta en sufrir uno, por respeto a Dios penas padecidas injustamente” 1 Pedro 2:18-19
"Cada uno en esta vida debe someterse a las autoridades. Pues no hay autoridad que no venga de Dios, y los cargos públicos existen por voluntad de Dios. Por lo tanto, el que se opone a la autoridad se rebela contra un decreto de Dios, y tendrá que responder por esa rebeldía." Romanos 3:1-2
“Esclavos, sean atentos en todo a sus amos, no sólo con actos de servir al ojo, sino como quienes procuran agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, con temor de dios” Colosenses 3:22
“Vosotros, esclavos sean obedientes a sus amos con temor y temblor la sinceridad de su corazón como Cristo” Efesisos 6:5
Demás queda mencionar las parábolas de Jesús repletas de alegorías a los "siervos" y los "Amos" o "Señores" que los premian cuando son obedientes... Pero es que más allá de versículos específicos ¡Todo el Nuevo Testamento esta implícitamente cargado de un profundo mensaje de exhortación a la sumisión y la resignación! ¿Donde está pues lo "liberador" de esta doctrina?
Se ha dicho además que el Cristianismo es Socialismo porque plantea la caridad... Como si el Socialismo planteara la caridad. La caridad implica que siempre existan pobres con los cuales ser caritativos, el Socialismo plantea que nadie mas sea pobre. El Cristianismo platea que las buenaventurazas serán solo para unos elegidos y además en el otro mundo, el Socialismo plantea que los problemas de la humanidad deben resolverse aquí en este mismo mundo, pero no para unos elegidos sino para todas y todos por igual. Nada ha resultado mas conveniente a las elites dominantes de siempre, que esa creencia de que los pobres "algún día llegaran al cielo" porque mientras "los pobres llegan al cielo" la minoría dominante sigue viviendo literalmente en un paraíso gracias al trabajo de la mayoría explotada.
La Iglesia Católica: siempre del lado de los poderosos.
Y si el cristianismo ha sido a lo largo de la historia el gran instrumento ideológico de control de masas por parte de las minorías dominantes, su gran operador ha sido la Iglesia Católica Apostólica Romana, en quien también ha querido verse por parte de algunos una faceta liberadora. Según esta visión existirían dos Iglesias: una, la verdadera, la revolucionaria, la de los pobres y otra, la de las Cúpulas, la de las elites, la que ha "secuestrado" el "verdadero mensaje" de Cristo. Lamentablemente, y con todo respeto por quienes de manera sincera luchan por la humanidad a través de esta vertiente, la realidad es que tales ideas carecen de todo asidero con la realidad. La realidad es que la Iglesia es una: la Iglesia Católica Apostólica Romana. La realidad es que es la organización mas antidemocrática del planeta, en la cual le meten el cuento a la feligresía de que "todos somos Iglesia" pero en la practica un reducido grupito de personas toma todas las decisiones tanto doctrinales como administrativas y políticas.
Decisiones en lo doctrinal que se han venido discutiendo durante siglos a puerta cerrada, y de hecho hoy, millones en el mundo creen ciegamente en concepciones dogmáticas que fueron decididas por un grupo de personas en algún concilio, ahí están los archivos, ahí esta la historia, esa es la verdad, desde la naturaleza divina de Jesús, pasando por la existencia misma de la Santísima Trinidad hasta la ascensión en cuerpo y alma de Maria al cielo, cientos de dogmas que no fueron "divinamente revelados" sino decretados por unos pocos hombres de carne y hueso, a lo largo de los siglos en una Iglesia que no fue fundada por Cristo sino por un Emperador Romano en el siglo IV.
Decisiones administrativas de una organización que maneja miles de millones de dólares, que juega fortunas a diario en las principales bolsas de valores en el mundo y que es accionista de cientos de corporaciones, pero que además obtiene dinero que le dan los gobiernos en casi todos los países en los que hace vida con el pretexto de obras de caridad que bien puede mantener con todo lo que gana con sus multimillonarias transacciones, y que para rematar también recibe a diario dinero por parte de una feligresía que además de dar dinero en la misa tiene que pagar por la realización de cualquier sacramento o simplemente por dedicar una misa.
Decisiones políticas y geopolíticas toda vez que la Iglesia nace como producto de un pacto netamente político en el marco de la sociedad esclavista en tiempos del Imperio Romano, que luego se convierte en el fundamento -tanto político como ideológico- del modo de producción feudal y que luego pasa a jugar un papel determinante como controlador social en el marco de un sistema capitalista en el que hemos visto a la Jerarquía Eclesiástica bendecir a Hitler, a Mussolini, a Franco, a Pinochet, a la Junta Militar Argentina y todas las grandes dictaduras de ultraderecha incluyendo a Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez en Venezuela.
No. Todos no somos Iglesia, empezando porque nunca han repartido las multimillonarias ganancias a la feligresía, pero además porque la Iglesia es una organización vertical piramidal. La Iglesia Católica -la única que existe- tiene una cabeza reconocida: el Papa, este ejerce la máxima jerarquía dentro de la escala católica. Según el dogma católico cuando el Papa habla ex-cátedra es el propio “Espíritu Santo” quien lo hace -de esa manera hemos visto "al espíritu santo" condenar varias veces al Socialismo y hasta a Simón Bolívar.-. La Iglesia tiene además sus instancias de poder, junto con el Papa existe un Secretario de Estado en el Vaticano, y además un Secretario de Prensa, los cuales pueden ejercer la vocería. Pero además la Iglesia cuenta en cada país con un embajador personal del Papa denominado “Nuncio Apostólico” y una Conferencia Episcopal, estas instancias ejercen la vocería autorizada de la Iglesia Católica en cada uno de los países donde el catolicismo existe. De manera que si un sacerdote expresa un punto de vista y este discrepa del punto vista de la Conferencia Episcopal de ese país, la Conferencia Episcopal dirá que “ese sacerdote puede decir lo que quiera pero esa es su opinión, la nuestra en cambio es la posición de la Iglesia”. Este método es el que se emplea comúnmente en lo concerniente al debate político ya que ¡toda la alta jerarquía eclesiástica católica está vinculada a las oligarquías locales y trasnacionales, y al pensamiento político de derecha y ultraderecha!. La designación de quienes serán cardenales emana siempre de una elite clerical allá en Roma y debe ser aprobada por el Papa que a su vez viene de ser Cardenal, es decir: no existe posibilidad de que algún pensador revolucionario o con algún vestigio de pensamiento de izquierda llegue al rango de Cardenal, mucho menos al de Sumo Pontífice, para esos pensadores y luchadores quedan las Iglesias de pueblos, pequeñas parroquias o cárceles, y si causan muchos problemas lo expulsan de la Iglesia y listo. Ellos, los de la elite, siempre tendrán el control de su Iglesia. Si en algún momento algún gran hombre o mujer católico o católica insurgió contra el poder establecido, siempre fue una obra individual o de algún pequeño colectivo, pero nunca una política de Estado del Vaticano, ni una línea emanada de su Jerarquía Eclesiástica como si han existido tales en contra de los pueblos como su condena a Bolívar y a Miranda durante la Guerra de Independencia o su condena contra la Izquierda a nivel mundial expresada en encíclicas papales, medios de comunicación católicos y documentos doctrinales.
En cuanto a la denominada Teología de Liberación, para hablar de eso en el marco del cristianismo primero hay que liberar su teología. Pero liberar la teología tiene que ir mucho más allá de interpretar unos versículos para hacerlos conciliar con la practica social. Liberar la teología implica un profundo replanteamiento de los dogmas fundamentales del cristianismo: el diablo, el infierno, el castigo, la culpa, el pecado: No puede hablarse de una teología liberadora mientras se sustente en tales planteamientos, ha sido a través de estas creencias como se ha manipulado la existencia de millones en favor de las minorías que han detentado el poder.
Con todo respeto por las creencias religiosas de quien pueda sentirse ofendido, la realidad es que una teología liberadora puede existir, pero en el marco del cristianismo no es posible porque el cristianismo no es liberador es esclavizante, y definitivamente Cristo no fue Socialista, mucho menos el Cristianismo lo es.
el_iniciado@yahoo.com
* Autor del libro "El Vaticano al Descubierto"

martes, 3 de abril de 2012

Semana Santa o Pesaj



El suplicio de Jesús coincidió con el suplicio de los judíos siendo perseguidos por el desierto... y yo no conozco el cuento de Mahoma, pero supongo que en esa fecha se debe celebrar también un suplicio, porque hay que celebrar la resurrección. Siempre que pienso en eso me viene a la mente la coincidencia entre las "fechas santas o sagradas" de las religiones monoteístas.

Entre tanto, mi opinión: el mar abriéndose es al menos una imagen mucho más divertida que un tipo sangrando en una cruz. Supongo yo que por eso en Venezuela tanta gente va para la playa en la semana santa.

Pero lo que es verdad es que la comida en Pascua es la más rica. Pescados, pasteles y muuuuchaaaaa bollería. La comida es la mejor creencia.

jueves, 29 de marzo de 2012

La escuela del Modo de Producción


Hasta mediados del siglo XX, el tiempo era un vector infinito, en el que a era el pasado y b era el futuro. A partir de los planteamientos de Hawking y Penrose sobre las singularidades del universo, hay una discusión que plantea que el tiempo se mueve como una red de redes de redes que crece, pero que nunca llega a ser infinita porque cada vez se acaba un poco en cada singularidad. Es decir, los agujeros negros sirven para controlar el crecimiento indiscriminado del universo; son en el “espacio exterior” una especie de control poblacional. Por eso Hawking no cree posible viajar hacia el pasado: buena parte del pasado del universo acabó en las singularidades, por lo que aunque se pudiera construir un material suficientemente resistente y aunque se consiguiera doblar el espacio es imposible saber si el pasado que buscamos terminó en una singularidad y allí desapareceríamos.

Pero lo que hemos visto en las películas y series de ciencia-ficción es mucho más digerible y ciertamente muy diferente. “Las cuerdas” daría lugar a una especie de multiversos, que crecerían infinitamente hacia posibilidades exponencialmente infinitas, que nos impedirían ir al pasado, porque cada vez que tratáramos de calcular el tiempo-espacio del viaje, podríamos toparnos con algún multiverso distinto, porque podría haber mundos paralelos, derivados de millones de millones de posibilidades de la misma circunstancia. Eso si puede dar origen a las más amplia variedad de tramas psicológicas, en las que el pasado del pasado del pasado puede ser el presente del pasado o el pasado del presente o el presente pluscuamperfecto de un pasado indigerible. Y eso es lo que se queda en la conciencia colectiva como noción de ciencia.

Dirán algunos que esa es una forma divertida de hacer que la gente se familiarice con el desarrollo de la ciencia. Yo preferiría decir que es una de las millones de formas de mantener en la ignorancia a la mayoría de las personas, en el entendido de que la ignorancia de las mayorías es el poder de las minorías. Pero aunque el modo de producción está cambiando, la formación social está dominada ampliamente por el capitalismo industrial, cuyo primer y principal logro ha sido que una gran parte de la gente se convirtiera en uno con la máquina y dejara de pensar y hasta dejara de querer pensar y prefiriera que le dieran todo en pastillas, lo más pequeñas posible, por favor. Eso es el paternalismo: “nosotros pensamos por ti” decía el slogan de cierta empresa de publicidad muy exitosa por aquí durante mucho tiempo. El paternalismo es hijo dilecto del capitalismo.

Es verdad que la globalización de los capitales financieros (que pareciera ser la verdadera etapa superior del capitalismo) necesita otro tipo de producción de conciencia social, pero sobre todo necesita otro tipo de ser social: un ser social bastante más escuálido, en el sentido más estricto del término, es decir, de menores dimensiones, es decir, se necesita de menos cantidad de gente. Y es por eso que es inexplicable los pequeños y no tan pequeños genocidios cometidos ante los ojos de todo el mundo: para MATAR PERSONAS. Se necesita cada día menos gente, porque cada día se necesita cada vez menos mercados. Pero por ahora los países subdesarrollados (que siempre me ha sonado la palabrita a “tarados”) pueden seguir formando obreros especializados (lo que incluye por cierto a todos los “profesionales”), que engrosen las filas de “desempleados” dispuestos a agradecer infinitamente la oportunidad de poder arrastrarse y jalarle aunque sea una bola al capataz de turno.

Habrá que repetir que mientras los medios de comunicación dieron paso y a la vez llegaron de la mano del siguiente paso: la globalización; el capitalismo industrial logró imponerse y reproducirse usando exitosamente la escuela, la religión y las leyes. El hecho de que “todos” miren hacia “uno”; el hecho de que “unos” saben y “todos” aprenden o de que los “alumnos” son una pizarra en blanco o de que hay un “programa de estudios” al que todos deben acceder al mismo tiempo, supone que todos son iguales. Y es que todos los obreros son iguales: obreros. La industrialización se hizo sobre la vida de las personas, sobre la independencia de las personas, sobre la libertad de criterio y de expresión de ese criterio de las personas. Y para eso sirve la escuela. Para preparar bien a todos los obreros: para que supieran quedarse callados, no perdieran mucho tiempo en el baño ni en la conversa ni en el pensamiento ni en la comida, obedecieran a los capataces, hicieran sus trabajos sin chistar y agradecieran profundamente por tenerlos.

Es por ello que un planteamiento verdaderamente revolucionario, es decir, que realmente pretenda cambiar el estado de cosas, el modo de producción a modo de vida, debe hacer una reflexión seria sobre las tres maneras preferidas por la industrialización de imponer la ideología. Y como siempre un largo camino comienza con un primer paso, habría que comenzar por LA EDUCACIÓN. La educación no debe seguir escolarizando (se puede leer estandarizando), es decir, no debe seguir sirviendo a los dueños de los grandes capitales para organizarles la mano de obra; la educación debe combatir la división del trabajo en la mente de los individuos y por tanto en el ser social y por tanto en la conciencia social. La educación debe estimular la curiosidad, las diferencias, la variedad, la necesidad de cambios. La educación debe reinventarse constantemente, tal como se reinventa el conocimiento. Y cómo reinventamos la educación?

Se debe desistir de la idea de especializar cada vez más la educación, convirtiendo a la gente que estudia en especialista en tal o cual materia. Para ello, la educación básica que es el más potente disuasivo de la curiosidad y de la necesidad de aprender y descubrir cosas, debe transformarse. Se debe repudiar la idea de formar específicamente para “un perfil”, de modo que cuando la persona esté a la búsqueda de algo que hacer con su vida descubra que si no tiene “un perfil” no tiene oportunidades. Tener “un perfil” se convierte en la nueva frontera entre lo permitido y lo que no; para ser vendedora de pantaletas en una tienda de pueblo te piden el curriculum a ver cuál es tu perfil. Así, los curiosos o los toderos o los manitas, que son los personajes que resuelven todo porque tienen la disposición vital de resolver problemas porque tienen curiosidad por el conocimiento, están condenados al basurero de la sociedad, porque no tienen “un perfil”.

Los programas de estudio fijo deben dar paso a las necesidades intelectuales que tienen las personas y las comunidades y las sociedades a diferentes niveles. No se puede obligar a todas las personas de una edad determinada a aprender un tema determinado, porque cada persona DEBE tener intereses epistemológicos distintos, tal como cada personas TIENE pulmones distintos unos de otros; y lo único que se logra con la educación formal es fastidiar al que está adelante y expulsar al que viene atrás. El principio de la estandarización ha llevado a la gente a tratar todos los problemas con las mismas soluciones, dando como resultado que la mayoría de las soluciones no solucionan sino los problemas de los dueños de los grandes capitales.

Y definitivamente la creación de un modo de vida no está en manos de los capitalistas; en las manos de los revolucionarios de verdad; no de los que están cuidando el puesto de los de arriba y de los de abajo; ni de los que están pensando en “acomodarse” por si acaso. Sino de los que buscan, porque siempre han buscado desesperadamente transformar el modo de producción en modo de vida, para que todos dejemos de ser obreros-máquina y podamos ser gente.

viernes, 23 de marzo de 2012

Las mujeres y el cuero seco


Cuando yo estudiaba bachillerato se decía que la parte X del gen era la que determinaba el sexo de la persona, por lo tanto, eran los hombres los que lo hacían, porque nosotras somos YeYe. Yo no sé si esto seguirá siendo de esta forma, pero se que en mis familias, lo que predomina son las mujeres, lo cual podría tener su explicación en que todas las mujeres de mi familia se consiguen hombres genéticamente hembreros (lo cual podría explicarse con la química de las feromonas y esas cosas); pero también podría tener su explicación en que eso no es así y somos las mujeres las que determinamos el sexo. En todo caso, en mi vida predominan las mujeres.

Y es que, oh sorpresa, en la vida de todos los venezolanos predominan las mujeres. Hay una diferencia significativa entre las familias venezolanas de muchas generaciones y las familias que viven en el país, pero que son intrínsecamente extranjeras, por ejemplo europeas o sureñas. Todos hemos visto que las parejas de europeos, sobre todo del sur del continente, que son los que llegaron aquí en oleadas, conforman grupos familiares en los que se gritan, se tiran peroles, se insultan y se vejan unos con otros y sin embargo, permanecen juntos hasta que la muerte los separa. Es tanto que mi primera suegra española le gritaba a su hijo, mi marido, con alguna frecuencia: “eres un hijo de puta!!!” mientras yo pensaba “si usted lo dice, en ambos casos será”.

Las mujeres venezolanas en cambio, no se calan a los hombres que creen idiotas (y hay muchos sentidos en que un hombre puede tener esa cualidad) y los botan a la calle y se quedan solas levantando a sus hijos. Hace treinta años leía un el resultado de un estudio hecho por un sacerdote jesuita en un barrio de Petare en Caracas a lo largo de muchos años de su lucha allí y él llegaba a la conclusión de que las madres son las que hacen la vida de los venezolanos, porque es poco el padre que permanece en dichos hogares, entre otras cosas porque las mismas mujeres los echan a la calle. Y el censo de finales del 2012 demuestra que todavía subsiste la misma situación: el 73% de los hogares venezolanos está soportado en los hombros de las mujeres de esos hogares.

Eso no significa que las mujeres hayan logrado reivindicación alguna; solo significa que en Venezuela todo el peso de la sociedad está sobre los hombros de las mujeres y no tienen apoyo alguno de los hombres, que deberían cargar al menos con la mitad de la carga de la sociedad. Eso no es bueno ni malo en sí mismo, como nada en la vida lo es. Eso solo es lo que sucede, la realidad. Ahora bien, las preguntas que yo me hago desde que hago razonamiento al respecto es: ¿cuál ha sido el resultado sociológico de que esto suceda?, ¿cuál es el componente sociológico de la familia venezolana que permite que esto tenga siglos funcionando de esta forma y no haya cambiado por más que los programas de primaria martillen y martillen que la familia está compuesta de madre, padre e hijos?.

Ya a estas alturas creo tener algunas respuestas. El capitalismo convirtió en hombre-máquina al hombre proletario para poder adueñarse sin consecuencias costosas de su fuerza de trabajo. Pero la mujer, que no disponía de la misma cantidad de fuerza bruta que el hombre, siguió siendo esclavizada hasta el mismo día de hoy, porque no era muy rentable tenerla manejando máquinas que requerían una capacidad física que las excedía. Y así, mientras las fábricas y los ejércitos compran la mano de obra de los hombres, dichos hombres esclavizan la mano de obra femenina con la explicación de que son ellos los que proveen la manutención del hogar. Es así como yo he conocido mujeres que aceptan que les digan que la plancha o la lavadora de ropa que trajeron a su casa el día de su cumpleaños es su regalo: el regalo, supongo yo que es el mensaje, que el hombre les está haciendo menos pesado su trabajo esclavo.

En el momento en que entendí eso entendí automáticamente porqué a la mayoría de las mujeres del mundo no les gusta el sexo y entienden que es una herramienta más de trabajo. Así es como se encuentran miles de mujeres que hablan de “mientras no me cambie el carro no se la doy”, o “estoy brava con él, por eso no se la voy a dar”. Se da entonces la dialéctica del amo y el esclavo, que evidentemente no se da en el capitalismo, porque ya no hay más amo ni esclavo, sino capitalista y proletario, uno que compra la fuerza de trabajo y otro que la vende cuando encuentra a quien. A diferencia de lo que pasa en los hogares, en los cuales la relación esclavista convierte al hombre en el amo que depende del esclavo para tener sexo con cierta frecuencia y a la mujer en la esclava que depende de la voluntad del amo para poder subsistir.

En Venezuela hay una circunstancia especial: nunca ha habido industrialización, con lo que el pobre nunca ha sido proletario vendedor de su fuerza de trabajo al capitalista y la mujer nunca ha sido esclava de un amo. Porque el modo de producción en Venezuela pasó de ser feudal a ser capitalismo financiero dependiente de la renta petrolera. Entonces el hombre venezolano pasó de ser campesino dueño de sus instrumentos de trabajo a ser representante de una pequeña-burguesía extremadamente depauperada, que no tiene capitalista a quien vender su fuerza de trabajo por la inexistencia de industrias, pero que vive en una sociedad en que el poder adquisitivo ha sido históricamente altísimo, en comparación con otros países, por lo que el comercio de todo tipo y tamaño era una opción económica muy viable. Y qué pasó con las mujeres? También pasaron de campesinas a comerciantes.

De esta forma, las mujeres venezolanas que no necesitaban ni han necesitado nunca de sus pares hombres para subsistir, sino que lo que han necesitado es semen para reproducir sus genes, recogen y botan a los hombres a conveniencia, después que tienen los hijos que han decidido tener. Por supuesto, ello supone una situación emocional confusa, sobre todo al enfrentarse a los paradigmas mundiales de la cultura, según los cuales los hombres escogen el vientre para sembrar su descendencia y proveen la seguridad de su crecimiento y reproducción, mientras que las mujeres hacen que esa descendencia crezca y se reproduzca. Así las mujeres venezolanas inconcientes de su verdadera esencia, viven un resentimiento que no les pertenece y sienten culpabilidad por el goce de su sexualidad, que en realidad disfrutan porque está poco relacionada con el poder.

Y siendo que esa mujer es la que crea la venezolanidad, yo creo que eso es lo que ha hecho que seamos como decía uno de los líderes políticos de nuestra historia: “…como un cuero seco, lo pisas por un lado y se levanta por el otro.” Es que no tenemos conciencia del modo de producción capitalista que rige al mundo; tenemos un concepto de las relaciones de poder y de las relaciones de producción de la vida material con unos niveles de independencia infrecuentes por decir lo menos.

Supongo que es por eso que era muy poco probable que aquí llegáramos a profundizar las contradicciones de las fuerzas productivas para hacer la revolución. Sería fantástico que los intelectuales se dedicaran a sistematizar las experiencias de este proceso para que algún día alguien pudiera entender cómo fue que llegamos a lo que hemos llegado.

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales