jueves, 24 de julio de 2008

Los Archivos


La verdad es que antes de trabajar para la Cancillería, no tenía ni idea de cuál era la importancia de los ARCHIVOS. Los Archivos son la memoria de los pueblos y los primeros que gritan las injusticias. Pero la primera misión de los Imperios es borrar las memorias de nuestros pobres países pobres, para que la siguiente generación no sepa quiénes, cuánto y cómo fueron humillados sus antecesores, por aquello del peligro de que quieran ahcer justicia. Y así nos han dicho que lo que tenemos que hacer es lo que hicieron los países desarrollados para convertirse en eso, lo que es parte de la trampa: el subdesarrollo es un producto del desarrollo, no un estadío de este, tanto como la pobreza es una consecuencia de la riqueza y no un paso para llegar a ella.
Pero como decía, los Archivos son los custodios de la historia, de los cuentos, de lo que pasó, de lo que fue y por ende, la posibilidad de planificar para que no siga pasando lo que de malo ha pasado y para que pueda pasar lo que de bueno tiene que pasar. Y esa es una de las cosas maravillosas de mi trabajo.
En Venezuela tenemos tres Archivos importatísimos: el Archivo General de la Nación, el Archivo Histórico de Miraflores, que es el de la Presidencia y el Archivo de la Casa Amarilla, que es el de la Cancillería: es que hasta bonitos nombres tienen. Entre ellos tres, resguardan lo más rico de la historia documental de nuestro país. El que está en mejor estado de conservación es el de la Cancillería, pero los tres están abiertos en su mayor parte al público y entre los tres se puede conseguir una cantidad inmensa de información sobre lo que ha sido el acontecer cotidiano de nuestra Nación, que después se convierte en su Historia. Yo personalmente pienso que si hubiera más interés en el trabajo en nuestros archivos, ellos se verían obligados a tener estructuras más acordes con el trabajo de investigación.
Pero lo cierto es que este miércoles 23 de julio, el Archivo Histórico de Miraflores inauguró una exposición en el CELARG de Caracas, contentiva de fotos de su colección, sobre la mujer venezolana en el Siglo XX. Y la exposición es una belleza, sobre todo porque es una excelente, aunque corta muestra gráfica de todas las facetas de la vida de las mujeres anónimas de nuestro país. Mujeres cocinando, haciendo discursos políticos, mujeres pobres, ricas atletas y reinas de carnaval, sufridas, madres, cuidadoras, viejas, niñitas. Todas echándole pichón a la vida, sacando adelante, generalmente solas, sus hogares y por tanto, el país.

lunes, 21 de julio de 2008

Marte




Ayer hizo tres domingos que hay un nuevo integrante en mi familia: su nombre es Marte, porque es un guerrero. Tiene dos meses y como se puede ver es un meztizo de siamés con blanco, entonces los guantecitos y la máscara, que son oscuras en los siameses, en él son blancos.
Siempre se agradece un bebé en una casa, porque son lo más tierno del mundo y lo más divertido. Duerme entre mi cuello y mi pecho; y desde el principio no le tuvo miedo a nada y juega con Kyra, cuya cara es del tamaño de todo él.
Me siento como recién parida: lo veo dormir y me parece que me derrito ...

lunes, 7 de julio de 2008

Por la Razón o por la Fuerza II


La RAZÖN es un método. Es el método que inventó Occidente para explicarse a sí mismo, su elaboración epistemológica y su reflexión ontológica. La categoría Razón, que es la traducción latina de logos o lógica, parece haber sido utilizada por primera vez como realidad por Platón; pero el que realmente la llenó de contenido histórico fue Aristóteles, denominándola Dialéctica. Pero con el tiempo, se generalizó la especie de que la RAZÖN no era simplemente un método de conocimiento (la lógica), sino la característica esencial que diferencia a los humanos de los demás animales. De esta manera, un conjunto de principios de una forma específica de pensamiento, devino fundamento de la humanidad entera, convirtiéndose en un eficientísimo instrumento para colonizar a los vecinos y después al resto del mundo, sin tener que arriesgar hasta el agotamiento, el esfuerzo de todo el poderío belicista de que se dispone, transformándose así, en la más exitosa de las estrategias del poder creadas jamás.

Y paradójicamente el objetivo más importante de la Razón fue transformar Occidente, originalmente una ubicación geográfica, en una caracterización cultural. Esa es la explicación de muchas costumbres, que al menos para una buena parte de la población mundial resultan anacrónicas. Así por ejemplo, taparse el cuerpo con ropajes, en un clima permanente de primavera-verano es un anacronismo que se intensifica cuando estudiamos la vida de nuestros pobladores originarios: andaban desnudos. De la misma forma, la dieta básicamente carnívora que caracteriza el mundo contemporáneo es inexplicable en los trópicos, que disponen de una enorme proliferación de alimentos vegetales, que en gran cantidad de casos se dan silvestres y que además son más apropiados para el calor. Por otro lado, la acumulación, que terminó siendo la base fundamental del Capitalismo, es propia de un medio en el que una buena parte del año hay heladas y no se consigue nada de comer en la naturaleza; ese es el motivo de sembrar de más y guardar los granos y las semillas para el invierno. Pero hay cosas realmente insólitas, como que la Navidad se celebra en el sur, con las mismas chiches que en el norte, siendo que en uno es verano y en el otro es invierno.

Así, después de la dominación violenta inicial, Occidente impuso su lógica como paradigma cultural y de esa forma no tiene que vivir, como los imperios antiguos, en permanente guerra con todos; solo tiene que garantizarse que todo el mundo recuerde siempre que la forma en la que ellos hacen las cosas, es la forma “inteligente” de hacer las cosas. Y que nadie quiere en el mundo ser señalado como “no inteligente”. Es tan exitosa la fórmula hallada, que en el siglo XX, Occidente pudo lograr que el mundo se dividiera en dos toletes: Occidente (ellos) y Oriente (los demás), haciendo olvidar al mundo que Oriente es una variable. Después de la II Guerra Europea Oriente era todo el área de influencia de la Unión Soviética; pero después de la caída de esta última, Oriente es el mundo musulmán y el extremo Oriente es China. Lo divertido y lo trágico es que por estos lados, la mayoría de la gente se rasga las vestiduras porque se suponen occidentales, mientras que los occidentales nos llaman “hispanos”, porque llamarnos parte de “Oriente” equivaldría a una seria contradicción lógico-geográfica y por supuesto, Occidente es "muy razonable".

No somos occidentales. Esa es una de las primeras paredes ideológicas que debemos derruir. Y la Razón o la Lógica no nos explica. Como no explica a los chinos, ni a los coreanos, ni a los vietnamitas, ni a los iraquíes. Nosotros tenemos que desarrollar una manera de explicarnos, unos modelos, unas terminologías. El Sur debe buscar sus explicaciones, sus lenguajes, debe reinventarse, tal como lo hemos venido haciendo todos los días, desde el inicio de la Resistencia. Parafraseando a Samuel Robinson: O inventamos o nos asimilan y desaparecemos definitivamente

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales