martes, 27 de abril de 2010

Seguridad social o seguros privados


El 22 de abril la Asamblea Nacional venezolana aprobó la homologación de la “pensión del cónyuge sobreviviente” del Seguro Social, que desde que me acuerdo había sido el 40% de la pensión completa. Extrañamente, esta es una de esas medidas que ha tomado la Revolución, en la que revolucionari@s y contrarrevolucionari@s estamos de acuerdo que es un derecho de todos. ¿Por qué extrañamente?. Me explico.

La gente que discute de política debería tener una mínima coherencia entre sus actos y sus pensamientos (o lo que dice que son sus pensamientos). Yo por ejemplo creo que la homologación de las pensiones es una medida que estaba retrasada, porque estoy convencida de que la equidad y la justicia social son la única manera de extender la posibilidad de la vida de y en este planeta. Esto significa que cuando una persona no puede trabajar para ganarse su sustento diario, el Estado (o sea, todos) debe hacerse responsable por su sobrevivencia digna, sencillamente porque esa persona forma parte de la humanidad.

Pero hay gente que no piensa de esta forma y yo hasta podría entender a algunos, por ejemplo, a los accionistas mayoritarios de las grandes corporaciones transnacionales, a los que les conviene el libre devenir del mercado, porque el mercado son ellos. Y es que de acuerdo a la doctrina neoliberal, lo ideal sería que la mano invisible del mercado actuara para que las parejas ahorraran suficiente dinero, para que cuando los hijos llegaran a la edad correspondiente, pudieran acceder a la educación universitaria; y que las familias que pagaran su seguro de salud privado, tuvieran cubierto los gastos médicos cuando se enfermaran o accidentaran; y que los viejos que hubieran ahorrado lo suficiente y hubieran hecho buenas inversiones en sus años de vida productiva, tuvieran su pensión cuando no pudieran o decidieran no trabajar más. De esta manera, no sería necesario un plan de seguridad social ni educativo sufragado por el Estado, ya que cada quien sería responsable de sí mismo y/o de su familia. Eso estimularía la competencia, que debería ser libre, para que cada quien sacara lo mejor (o lo peor) de sí, para poder tener una vida acorde a sus sueños.

Claro que si a alguien se le ocurriera preguntar: ¿y los que no ganen lo suficiente o no hagan buenas inversiones o tengan mala suerte y hayan puesto sus ahorros en Enron, por ejemplo?. Pues, la respuesta es: ¡que se jodan!. Los enfermos crónicos, los discapacitados, los niños huérfanos, los ancianos pobres, las mujeres embarazadas solteras y en general, los pobres pueden morirse en cualquier momento y nadie los echará en falta, porque son parte de la “población sobrante” y la verdad es que no interesan para nada a la mano invisible del mercado. Los que no entiendan bien, pueden preguntar a cualquier chileno o norteamericano cómo funciona esto.

Pero entonces yo me pregunto: ¿quién entiende a los contrarrevolucionarios de a pie?; es decir, a esos con los que uno discute a diario. Porque si crees que las pensiones son un derecho, entonces eres en esencia comunista; y si crees en las bondades fantásticas del libre mercado, entonces no crees que las pensiones son un derecho, sino todo lo contrario, una maldición, porque es una intromisión inadmisible del Estado paternalista, que contrario como es al desarrollo neoliberal, debería desaparecer por completo.

Recuerdo que en los años ochentas muchos “empresarios” en Venezuela se desgañitaban defendiendo las privatizaciones … hasta que llegó “El Caracazo” y acabó con sus negocios, porque como estaban acostumbrados a vivir del Estado no tenían seguros, que es el primer insumo que compra cualquier empresario capitalista serio, porque sabe que sin seguros está corriendo con sus riesgos. Y entonces, sorpresivamente, una semana después, ellos mismos clamaban implorando que el Estado les diera una solución a sus problemas. ¿Prolegómenos de la explosión de las burbujas de los mercados especulativos en el 2008?.

Tendremos que seguir esperando que algún "escuálido" coherente consigo mismo decida devolver su pensión o entienda por fin que sin darse cuenta ya saltó la talanquera. Por cierto, no es que necesitemos que alguien devuelva su pensión, porque en el comunismo: “de cada quien según sus posibilidades y a cada quien según sus necesidades”, y definitivamente todos los que cobran la pensión es porque la necesitan, porque apuesto mi cabeza a que jamás veremos a Bill Gates haciendo cola para cobrar 250 dólares al mes.

domingo, 25 de abril de 2010

51


Escrito en el año 1980. En el lote de los numerados con números arábigos.

51

Ha pasado todo, ha culminado por ahora.
Aquí empieza una nueva experiencia, de otro tipo, que tal vez no sea experiencia, tal vez sea otra vida, o no;
puede que sea algo que no soy capaz de comprender todavía.
Desde ayer estoy aquí. Creo que fue ayer.
A pesar de todo hubo gente que lloró, eso está bien.
Pero hoy no hay nadie. Parece que es hoy.
Estoy aquí a oscuras, sin amistades, sin conocidos ni desconocidos.
Desconocidos. Pero lejos de mí, a muchos kilómetros de mi pensamiento, aunque cerca de mi cuerpo, que pronto no lo será más o ya no lo es.
Ni siquiera las flores me hacen compañía, porque no hay flores.
Extraño de más. Siempre me gustaron las flores, pero no hubo, es que nadie se enteró.
Y ahora estoy aquí, confundida, creo que inconforme ... sin flores. Ni ahora.
Pero ya no me molesta. Ni eso ni nada, a decir verdad.
Solo parece que estoy sola y que finalmente no tengo miedo. Ahora es otra cosa lo que siento. Realmente no se lo que siento, no se de hecho si siento.
Seguiré estando aquí. Sin conocidos ni desconocidos.
Sin miedo. Ni flores. Nada.

sábado, 24 de abril de 2010

El pueblo en armas


Nuestro Abril cumpleañero termina esta semana. Pero para nada es el final de las celebraciones bicentenarias. El 5 de julio del año que viene se cumple 200 años de la Declaración definitiva de la Independencia de Venezuela y el inicio de las Guerras que nos hicieron formalmente naciones libres y soberanas del imperio español.

Y aunque ya me referí a ello de pasada, no quería dejar que terminara el mes sin escribir algo sobre la celebración del Día de la Milicia Bolivariana y del Pueblo en Armas. Pero yo estuve allí y no hay forma de superar esta fantástica descripción de Woods: lo extraordinario, en Venezuela ahora es lo cotidiano.

La foto fue tomada de www.abn.info.ve


Alan Woods
Lucha de Clases
Tomado de Rebelion el 24 de abril de 2008

Caracas, 13 de abril de 2010. Hoy, hace ocho años, ocurrió algo que no tiene precedentes en la historia de América Latina. El golpe de estado reaccionario de 11 de abril, en el que la oligarquía venezolana, en colaboración con la Embajada de EEUU y de la CIA, derrocó el Gobierno democráticamente elegido de Hugo Chávez y fue derrotado por un levantamiento espontáneo de las masas.

Ese día se hizo historia. Hombres y mujeres comunes salieron a las calles y arriesgaron sus vidas para defender la Revolución Bolivariana. Sin partido ni dirección, y sin perspectivas claras más que la de derrotar el golpe de estado, los trabajadores, los campesinos y la juventud revolucionaria, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, marcharon por miles a las puertas del Palacio de Miraflores para exigir la liberación del Presidente Chávez. Los soldados se pasaron al lado del pueblo, y el golpe de estado se derrumbó.

Estos eventos heróicos sólo pueden compararse con Barcelona en julio de 1936, cuando los trabajadores, armados con viejos fusiles de caza, palos y cualquier cosa que pudieran llevar en sus manos, irrumpieron en los cuarteles y aplastaron a los fascistas reaccionarios. Si alguien tiene dudas sobre lo que es una revolución sólo tiene que estudiar los acontecimientos de abril de 2002 en Venezuela.

En los últimos años, estos eventos se han convertido en una celebración de la revolución. La Avenida Bolívar en el centro de Caracas fue un mar de camisas rojas y de pancartas agitándose. Pero este año la escena fue muy diferente a otras que recuerdo. En lugar de un mar rojo la avenida Bolívar estaba lleno a rebosar de un mar de tela de camuflaje verde. Este fue el día de la milicia popular – una demostración del poder de un pueblo en armas.

Mientras caminaba a lo largo de la Avenida las filas de milicianos y milicianas (había muchas mujeres también en uniforme) parecían no tener ningún final. Aquí, una vez más, se podía sentir el poder inexpugnable de las masas. Pero ahora hay un elemento diferente. Había miles y miles de trabajadores de las fábricas, de campesinos de las aldeas y de niños de las escuelas y colegios, expresando su voluntad de luchar, armas en mano, para defender la revolución contra sus enemigos – tanto externos como internos.

Bajo un sol abrasador, la gente se concentraba – las camisas rojas habituales de los chavistas junto a las de color verde de las milicias. A lo largo de la avenida los altavoces lanzaban consignas revolucionarias: contra el imperialismo, contra la burguesía, a favor de la revolución, del socialismo y de Chávez: "¡La Derecha todavía está preparando otro 11 de abril, pero ahora el pueblo tiene armas! ¡Viva la Revolución Bolivariana! ¡Viva el pueblo armado! ¡Viva el Presidente Chávez !”

La gente se subía a los árboles y farolas para obtener una mejor visión y mostrar pancartas con consignas combativas, mientras que algunos se hacían con una ganancia rápida con la venta de gorras, remeras y bebidas frías (que eran muy demandadas). La música era un rugido ensordecedor – ritmos latinoamericanos con letras revolucionarias, interrumpidas por cantos y consignas. La milicia fue organizada por grupos que mostraban sus orígenes: jóvenes adolescentes de las escuelas y campesinos con sombreros de paja y tractores Belarus.

En la parte trasera, la milicia estaba desarmada, pero cuando uno se acercaba a la cabeza de la manifestación, todo el mundo estaba sosteniendo un AK-47 de fabricación rusa, el arma más versátil y eficaz, ligera y fácil de usar. En los últimos años, Chávez ha comprado grandes cantidades de estas armas a Rusia. Washington y los medios de comunicación a su servicio han organizado un tremendo alboroto, alegando que estas armas estaban destinadas a la guerrilla de las FARC en Colombia. Ahora todos pueden ver para lo que realmente están destinadas.

Mientras esperan la llegada del Presidente, los milicianos permanecen relajados o sentados en el suelo para comer un sandwich. Algunos descansan sobre sus fusiles y uno o dos incluso tenían la boca de sus AK-47, descansando sobre sus botas – una práctica algo arriesgada, hubiera pensado alguno. De hecho, un rudo sargento profesional sin duda habría sufrido un ataque al corazón, mirando a estos civiles medio adiestrados con armas de fuego.

Pero esta impresión sería totalmente falsa. Esos milicianos son los descendientes lineales de la guerrilla cubana, de los milicianos que lucharon contra Franco en la guerra civil española, de las milicias obreras que derrocaron al zar de Rusia en 1917, y si vamos incluso más atrás en la historia, de los ejércitos de la Revolución Francesa y de los milicianos de la revolución norteamericana en el siglo XVIII.

Ninguno de éstas eran fuerzas profesionales y no se ajustaban a la norma de un ejército permanente profesional burgués. Pero ellos no luchaban peor por eso, y en más de un caso (España me viene a la mente), el intento de obligarlos a adecuarse al formato de un ejército profesional tuvo los efectos más negativos en su espíritu de lucha.

Al final de la tarde, podía observarse un ambiente de esperanza. La milicia comenzaba a formar filas. La multitud en las veredas empujaba hacia adelante para atrapar un vistazo de su héroe.

Chávez aparece, vestido con uniforme del ejército, montado en la parte posterior de un vehículo abierto – un camión ordinario del ejército – saludando y agitando a la milicia y la multitud. La milicia marcha hacia adelante a la tribuna donde Chávez va a pronunciar su discurso.

Su discurso fue más corto que otras veces, pero fue directamente al grano. Recordando los dramáticos acontecimientos de abril de 2002, sacó una magnífica espada y la muestra a la multitud. Es la espada de Simón Bolívar, El Libertador. Le dice a la gente que la liberación de América Latina no se ha logrado en 200 años y que sólo puede lograrse a través de la Revolución Socialista.

En el tipo de gesto dramático que es característico en él, hace que la gente preste un juramento sagrado: que ellos nunca descansarán hasta que se cumpla esta tarea. Los milicianos repiten las palabras en voz alta, sosteniendo sus fusiles. "La milicia es el pueblo, y el pueblo es la milicia," proclama él.

Entonces Chávez relata los acontecimientos de abril de 2002, desde el golpe de Estado fascista del 11 de abril a la sublevación popular y militar del 13 de abril. "He estado pensando mucho en eso," dice. "Desde la década de 1970, algunas personas han estado soñando con una rebelión popular y militar. Pero nunca ocurrió. La década de 1980 fue un período negro, que terminó en el Caracazo de 1989, con una masacre de civiles desarmados".

Chávez recordó, a continuación, cómo él y un grupo de oficiales progresistas del ejército trataron de organizar una rebelión en 1992:

"Nosotros fracasamos porque se trató de un levantamiento militar sin el pueblo", concluyó. Después de una temporada en la cárcel, él convocó a la formación de un movimiento de masas: el movimiento bolivariano, que consiguió una victoria demoledora en las elecciones de 1998. Pero la oligarquía no perdió el tiempo para preparar el golpe de estado de 2002.

Chávez recordó a los hombres y las mujeres que murieron en el golpe de Estado y los muchos más que resultaron heridos. Contrariamente al mito tan asiduamente difundido por los medios de comunicación en occidente sobre el régimen presuntamente represivo y dictatorial en Venezuela, nadie está en prisión por esos delitos, y ocho años más tarde las investigaciones judiciales todavía están atascadas: "Que no haya impunidad para esta masacre, como ha habido impunidad con tantas otras masacres en nuestra historia!", dijo.

Luego pasó a decir que la sangre de estos mártires de la revolución actuó como un estímulo para la revolución. "Inmediatamente después del 11 de abril comenzaron los arrestos y persecuciones, las amenazas en la televisión y los demás medios de comunicación. "Pero esto despertó toda la fuerza latente reprimida de las masas, que había sido suprimida durante tanto tiempo”, dijo. "Esto dio lugar a la mayor rebelión de nuestra historia – el levantamiento popular que habíamos esperado ver tanto tiempo".

"Esto fue un levantamiento contra la burguesía y el imperialismo. Pero este último había calculado que tal levantamiento sería aplastado en sangre por el ejército, como ocurrió en el Caracazo. Pero nuestros soldados no sólo se negaron a disparar contra el pueblo, sino que se pasaron al lado del pueblo. La burguesía y los imperialistas tuvieron la sorpresa de sus vidas".

Chávez señaló que el imperialismo estadounidense participó activamente en el golpe de estado. Helicópteros y aviones espía estadounidenses estuvieron volando sobre el espacio aéreo venezolano, un submarino estadounidense y un portaaviones estuvieron en aguas territoriales de Venezuela a la espera de intervenir. Pero el movimiento de las masas los obligó a retirarse.

Desde entonces los medios de comunicación burgueses han intentado limpiar esa fecha del calendario, pero las masas la han mantenido viva. "Ellos no pueden barrer abril del calendario, como no pueden erradicar enero, febrero o cualquier otro mes."

Chávez observó que si hubieran logrado aplastar la revolución venezolana, le hubieran dado un duro golpe al movimiento revolucionario de toda América Latina. "Sobre nuestros hombros pesa una responsabilidad”, dijo. "Los pueblos de América Latina están buscando su salvación en nosotros". Admitiendo que la revolución está lejos de terminar y que existía una cantidad colosal de cosas todavía por hacer, hizo un llamamiento para la paciencia. "Después de su primera década, la Revolución apenas ha comenzado," dijo.

Chávez, a continuación, advirtió que la amenaza de la contrarrevolución no se había ido lejos, y que hubo conspiraciones para asesinarlo. Dijo que si esto ocurriera: "no pierdan la cabeza, mantengan la calma. Ustedes saben lo que tienen que hacer: tomar el poder en sus propias manos – ¡TODO el poder! Expropiar los bancos, las industrias, los monopolios que permanecen en manos de la burguesía".

En cuanto a las elecciones de septiembre, advirtió: "nosotros no podemos permitir que a burguesía tome el control de la Asamblea Nacional. Si lo hacen, la utilizarán para desestabilizar el país y crear las condiciones para otro 11 de abril. Tenemos que ganar dos tercios de las bancas con el fin de seguir adelante con nuestro programa."

Advirtió a la burguesía que no era posible que se repitiera lo que ocurrió en abril de 2002, debido a que ahora el pueblo estaba armado y aplastaría cualquier intento contrarrevolucionario. Terminó con las palabras: “¡Viva la milicia nacional! ¡Viva el pueblo en armas! ¡Viva la Revolución Socialista! ¡Patria socialista o muerte!

jueves, 22 de abril de 2010

Barcelona


Esto lo escribí cuando tenía 16 años. Se lo hice a la calle donde crecí.

BARCELONA

El monte tupido crece, crece y sigue creciendo y con su crecer de maleza y de paja, se lleva poco a poco la amistad de niños que ya no son niños.
La amistad de niños que hace mucho tiempo dejaron de serlo.
La amistad de niños que prontamente, demasiado, se convirtieron en adultos.

Hace tiempo ya se dejaron de juegos pueriles, los cuales nunca terminaban, nunca comenzaban, dejaban por la mitad y volvían a iniciar siempre.
Ahora ya no juegan mas, son adultos.
Sienten que casi no han vivido, no por completo.
Esa etapa que deberían haber superado sigue en sus mentes como una frustración de infancia.

Pero ella nunca da una segunda oportunidad.
Da chances, la gente pasa por ellos o al lado de ellos.
Los vive o no, los aprovecha o no.
No importa.
Como un autobús en automático, sigue la vida.
Y al final, los niños, que ya no son jóvenes, se preguntan:
¿tendremos ahora juegos seniles?.
Pero ella nunca da una segunda oportunidad.

1980

Recuerdos de la Pacha Mama


Este 22 de abril celebramos en Cochabamba el Día de la Tierra. Con este motivo recordé que en el 2005 esta efeméride se celebró en Japón, en el marco de la Expo Aichi, en que la invitación fue para fijar posición sobre la destrucción causada por la especie humana a nuestra Madre Tierra, de la que somos parte: sin ella y su caldo primigenio, nuncase habría creado la vida, como de hecho pasó en otros muchos planetas del nuestro y de otros sistemas solares.

A comienzos del siglo XX, las “Expo Universales” empezaron realizándose como convenciones, que se desarrollaban alrededor las grandes creaciones artísticas o tecnológicas de los invitados, que en principio eran individuos y posteriormente fueron países. Pero con el devenir del tiempo, este tipo de eventos se fueron convirtiendo en un pretexto perfecto para vender las posibilidades turísticas de los países representados y en la actualidad son exposiciones de los productos de las corporaciones que los patrocinan.

La Expo Aichi fue organizada por la Corporación Toyota en un municipio de Aichi que se llama Toyohachi, cuyo nombre viene dado porque es allí donde se encuentra la planta original de fabricación de esa empresa. Aichi, que es una de las zonas más deprimidas de Japón, se prestó para que la corporación realizara este gran evento de promoción, por la donación de la infraestructura que se construyó para la expo, que incluía un Metro y un aeropuerto para la ciudad, además de la construcción y puesta en marcha de varios hoteles de diferentes tamaños y categorías y el mejoramiento de todas las redes de comunicación, tanto viales como ferroviarias. Además, durante el año que duró el evento, la zona tuvo un importante crecimiento económico. A cambio del beneficio económico para el país entero, Japón financió una parte de la organización y no cobró los impuestos correspondientes, permitiéndole a la corporación quedarse con el ingreso bruto del evento.

Pero los organizadores de Expo Aichi parecían querer darle un carácter distinto a esa reunión, invitando a unirse a la denuncia necesaria sobre la destrucción inminente del planeta, por la ambición del hombre, tanto corporativa como individual. El Gobierno venezolano entendió que el comité organizador de la expo pretendía que cada país expusiera qué estaba haciendo para manejar los daños causados al planeta y que pretendía, más que una gran venta de productos, dejar un recuerdo sobre la idea de que cuidar y conservar el planeta puede ser tanto o más satisfactorio que consumir desaforadamente.

En función de ello, se diseñó un planteamiento conceptual, que pretendía confrontar a las personas con la responsabilidad tanto individual como colectiva e histórica, por la destrucción o la salvación del planeta, así como plantear una reflexión filosófica por la culpabilidad, por el bien, por el mal, por la justicia, por la verdad, por la vida. De esta manera, al inicio del recorrido por el pabellón venezolano, se veían las bellísimas fotos que mostraban las diferentes cotas de altura de la naturaleza andino-amazónica; pero después se enfrentaban con los pendones con fotos de paisajes espectaculares antes y después de la tala, de la quema, de la basura, de la destrucción. Y al final se encontraban frente a la pantalla en la que ellos se veían reflejados y se veía la pregunta: ¿Eres parte del problema o parte de la solución?.

El mensaje era que no se puede comercializar con la naturaleza, no se puede vender la Amazonía, no se puede negociar los recursos naturales, porque ellos son los que dan vida y la vida no se puede privatizar, como pretenden las grandes corporaciones. Los cambios climáticos de las últimas décadas, el inminente deshielo en los polos, el cambio en la dirección de los vientos que provocan desastres en sitios en los que nunca antes de había visto ese tipo de acontecimientos, la desaparición diaria de islas e islotes en todo el planeta no son casuales; son producto de que el globo terráqueo está seriamente dañado por las prácticas antiecológicas que se han llevado a cabo durante todo el siglo que pasó y se siguen produciendo en nombre del desarrollo.

Los ensayos nucleares en “tiempos de paz” y el lanzamiento de bombas de productos químicos letales en las guerras, el uso indiscriminado de todo tipo de energía, la tala de los bosques, la destrucción de las cabeceras de los ríos en busca de minerales y las industrias altamente contaminantes, junto con el depósito de desechos tóxicos en lugares no seguros son las formas de explotación que han llevado al planeta a enfermarse seriamente y los síntomas los vemos todos los días, cada vez con más creciente crueldad.

Pero aunque Venezuela tuvo la osadía de presentar la realidad real del planeta, lamentablemente la respuesta de los demás países expositores a esta invitación pasó por el tamiz de los intereses económicos de cada corporación transnacional, lo que hizo que dicho encuentro no pasara de ser una rutinaria exposición de productos “eco-turísticos” y venta de guilindajos y baratijas de todas partes del mundo. La mayoría de los países solo fueron por el afán comercial del turismo, sin pensar que aún cuando es verdad que tenemos sitios bellísimos para explorar y fotografiar en todo el planeta, también es verdad que si no tomamos conciencia sobre la voracidad de la civilización, terminaremos por no tener nada bonito que explorar, que ver y al final, donde vivir siquiera.

Pero el cierre de la expo, signada por el “Llamado de la Naturaleza”, constituyó la más patente confirmación de la hipocresía de que son capaces las corporaciones por acumular un tanto más de capital. Todo el gigantesco complejo de instalaciones que fueron montadas especialmente con ocasión del evento, fue desmontado en una semana, de forma abrupta y sin respetar para nada todo lo que había sido el slogan de la exposición: todo fue desechado, nada fue reciclado. Desde instalaciones eléctricas en perfecto estado, pasando por miles de metros cuadrados de paredes de cartón piedra, aluminio y acero, hasta enormes árboles enteros, fueron arrancados de su sitio por grandes maquinarias que en una semana lo destruyeron todo y lo convirtieron en cerros de toneladas de basura. Una ciudad entera hubiera podido ser construida con lo que quedó de la expo y todo fue destruido, con la justificación de que hubiera sido más difícil y costoso trasladarlo a otros sitios.

Sin embargo, pasados apenas cinco años, hoy celebramos a la Pacha Mama en el marco de la Cumbre Mundial de los Pueblos, por el Cambio Climático y los derechos de la Madre Tierra. Los países desarrollados del planeta se han reunido en varias oportunidades y no han mostrado respeto alguno por la Madre originaria ni voluntad política para detener la muerte del planeta; pero el poder popular, las comunidades organizadas y los campesinos en pie de lucha, respaldados por gobiernos con voluntad política de dar todo el poder a los pueblos, que son los asistentes a esta cumbre, estamos demostrando que la especie humana y sus modos de producirse y de sentirse están cambiando a pasos agigantados.

martes, 20 de abril de 2010

Las antisociales redes sociales


En los textos de Marx denominados “de juventud”, se expone cómo el primero de los objetivos que ha tenido el capitalismo desde su nacimiento es convencer a los proletarios de que son lo más felices que se puede ser, sea cual sea su circunstancia; de que la mejor forma de ser es pedir a dios que este estar no dure tanto, porque estamos seguros que en el próximo la cosa será bastante mejor; de que los intereses del capitalista son sus intereses y deben defenderlos, aún a costa de sí mismos, proporcionando al capitalista la mejor economía de recursos posible.

Hasta ahora, el más eficiente y barato de todos los aparatos ideológicos del poder capitalista había sido el aparato constituido por los medios de comunicación, que había logrado con mucha eficiencia comunicar lo que estaba permitido pensar y no comunicar lo que no estaba permitido. Con la radio y los canales abiertos de televisión se logró conseguir la máxima expresión de la ideologización al menor costo, ya que los costos eran automáticamente trasladados a la sociedad entera: una parte la paga la publicidad, otra parte la pagan los consumidores al comprar los aparatos, otra parte la pagan los estados, con lo que el trabajo de reproducción del modo de producción capitalista tenía un costo ridículo. Inclusive, con los medios de comunicación, las iglesias tuvieron que modernizarse y empezar a hacer negocios, porque la radio y la televisión sustituyeron el trabajo ejercido desde los púlpitos, cambiando así de manos el poder político que detentaban los religiosos, que era hasta ese momento el más potente, por el de los dueños de los medios de comunicación.

Pero llegaron los aparatos ideológicos de última generación: los reproductores caseros de películas y de juegos virtuales (que ahora incluso pueden ser jugados en línea) y por último, el Internet. Y ellos se convirtieron en los mejores instrumentos para mantener a grandes ingentes de gente que se autodenomina “de clase media” ocupada, tranquila, aislada y feliz. Porque es claro que, como todo, unos instrumentos pueden ser usados para unos segmentos de la población con mejores resultados que esos mismos en otros segmentos, para los que se necesitan otros aparatos. Así, con la sustitución progresiva de las salas de cine por las proyecciones caseras individualizadas, se reducía el riesgo de contacto cercano de unas personas con otras en las grandes salas de cine. Cuando las películas perdieron su interés por la poca interactividad con la máquina, surgieron los juegos virtuales. Y ya in extremis surgió Internet, que permitió que los juegos se pudieran llevar a cabo de forma colectiva, aunque fuera entre un colectivo invisible, que después recibiría el nombre de virtual.

Y cuando ya creíamos que las dosis de ideologización para los estratos medios de la sociedad capitalista eran tan altas que nos provocaban vómito, llegaron las llamadas “redes sociales” de Internet, que empezaron siendo una extensión del correo electrónico, por el que se podía chatear (que hace mucho ya es un verbo en español), hablar por teléfono de forma gratuita, poner fotos y leyendas: hasta ese momento a nadie se le había ocurrido llamar a eso “redes sociales”. Pero con la puesta en marcha de Facebook, la ideología alcanzó su punto máximo de efectividad en el tema del extrañamiento del uno con el otro en estas sociedades caracterizadas por la profunda crisis del modo de producción.

El primer logro de Fb es que las personas tengan en una lista todos los que logre conseguir que acepten su “solicitud de amistad”. De esta manera se logran varias cosas: 1) Satisfacer la necesidad de identificación que tiene el ser humano con los demás, haciendo creer a los usuarios que todas las personas que ha visto alguna vez en su vida son sus amig@s, dándose el caso de personas que tienen una lista abultadísima de gente que no han visto jamás y a las que le cuentan paso a paso su vida íntima. 2) Satisfacer los egos hipertrofiados de personalidades competitivas, dándose el caso de personas que tienen una lista inmensa, porque aunque no sirva para nada, eso les atribuye de cierta manera la cualidad de dueño, porque los de su lista de algún modo le pertenecen. 3) Satisfacer la necesidad de compañía de aquellas individualidades neuróticas o sociópatas, dándose el caso de gentes que no son capaces de comunicarse personalmente con sus vecinos, pero son los más populares en la red. 4) Mantener a un contingente grande de las clases medias del planeta conectado por horas a una labor completamente individualista e improductiva.

El segundo logro de Fb, por supuesto, es mantener ubicado a la gente por su entorno, sus opiniones, sus gustos, sus fotos, su color y su sabor. Y esto probablemente es lo más eficiente en cuanto a inteligencia social se ha logrado hasta los momentos, porque nunca antes hemos estado tan plenamente identificados como ahora. Pero esto es solo una especialización de lo ya logrado con los correos electrónicos.

Lo cierto es que las llamadas “redes sociales” son absolutamente antisociales. La gente está en su casa, creyendo que se comunica, en la ilusión de que tiene muchos amigos, pero en realidad lo que pasa es que está siendo aislada cada vez más de sus congéneres, permitiendo que la realidad virtual exacerbe las neurosis estimuladas por el capitalismo y dejándose chequear en todo momento por todo aquel que quiera hacer uso de ese instrumento.

Por supuesto, que no puedo creer que los dueños de esas patentes, que son las grandes corporaciones transnacionales, crean que con ello pueden mantener TODAS las voces disidentes calladas; porque es ilógico pensar que fueron inventos pensados para callar a todos. Para eso hay perros, electricidad, agua y otras alternativas menos sutiles que pueden tranquilizar a los más radicales; y eventualmente, misiles teledirigidos con bombas de fósforo pueden acabar con los últimos reacios. Con todo y eso, hay un estrato de la población mundial que ha logrado colarse en este entramado de “redes sociales”, que está transmitiendo voces de inconformidad por los mismos medios por los que se transmiten los mensajes subliminales que aquietan las conciencias. Pero esto no tiene ni mínimamente preocupados a los que manejan los hilos del “establishment”; los únicos que llegan a grandes cantidades de gente son los dueños de los grandes medios de comunicación, que siguen siendo los que inundan los medios virtuales.

Hace algún tiempo, la conductora de un programa de radio, que se autodenomina revolucionaria y dice apoyar al gobierno actual en la consecución del cambio de las políticas públicas venezolanas en la búsqueda del socialismo, casi en estado de histeria se declaraba terriblemente alarmada porque algún “chavista” había escrito una palabra altisonante en una de esas “redes sociales”; menos mal que la nombrada locutora entrevistaba a alguien que la calmaba diciendo: no te preocupes, chica, que redes sociales son las que se están armando en los barrios para gestionar la instalación del gas directo o la construcción de un acueducto o la contraloría social en el módulo de atención primaria de salud.

Así que soy optimista, porque aunque es verdad que el mejor logro de la tecnología de las comunicaciones haya sido hasta ahora incomunicar a la gente, a las sociedades, a los pueblos, también es cierto que se está trabajando en la organización mundial de verdaderas redes sociales, que están destinadas a tomar por los cachos el poder de las sociedades, no solo para exigir la justicia y la equidad, sino para llevarla a cabo y hacer que se reproduzca. Mientras haya tanta gente que no tenga Internet, tenemos esperanzas.

lunes, 19 de abril de 2010

Sueño que yo no sueño


Como ya estoy muuuyyy cerca de la edad en que uno pierde totalmente el sentido del ridículo y puesta en esto de bajarle 2 a la intensidad, aquí hay otro de esos poemas viejos. Este es de 1997 y creo que es el último que escribí, porque es bastante improbable que escriba otro poema algún día.

SUEÑO QUE YO NO SUEÑO

Cuando se sueña y despierta
uno no se pregunta
¿por qué esto no continúa
por qué fue que se paró?.
Y es que nadie se espera
que los sueños duren tanto
o que sean más que eso,
una pura ensoñación.

Cuando se sueña seguido
se tiene la sensación
de haber estado en vigilia
que alguien de pronto cortó.
Es igual sentimiento
que el que está bien despierto,
como si fuera un recuerdo
de algo que nunca pasó.

Cuando se sueña bonito
abres los ojos, sientes
un bienestar malherido,
una pena que marcó
la fractura inocente
de ese seguro futuro
que quisieras asir y no
puedes porque ya voló.

Si soñaste pesadillas
querías despertar pronto
pero una bruma muy rara
paralizó tu vida,
el sobresalto dice
que aunque aquello haya dolido
nunca se partió una nada
todo sigue en su esquina.

Entonces me preguntaba:
¿por qué esa cosa bella,
por qué dicha maravilla,
ese sueño de los dos
deveniría en burla,
en una muy mala actuación,
en una telenovela,
perdería el corazón?

Son tristes las despedidas
si se pretende guardar
eternamente lo bello
de aquello que se vivió,
sin darnos mucha cuenta
que la vida que fue plena
lograremos conservarla
solo muerta, en alcohol.

Y deberíamos aprender
de ese inmenso poeta
con su monólogo serio
que en nuestra lengua cantó,
diciendo sabiamente
que “el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.”

domingo, 18 de abril de 2010

Poemas

He estado revisando entre mis papeles viejos y encontré un poemario. Algunos de los poemas, los más de ellos, son de mi infancia y de mi adolescencia, que es cuando la gente tiene que escribir poemas, porque es cuando se es suficientemente inocente como para sufrir por amor ... y para escribirlo. Algunos otros no son tan viejos. Este es de 1996 y se llama:

UNICORNIOS

Es como si acabara de despertar de un sueño de años,
en el que yo corría detrás de un unicornio;
y al doblar las esquinas podía distinguir a lo lejos,
un pedacito de cuerno y entonces creía que mi utopía existía
y que yo iba a poder alcanzarla.

Cada día estaba más cansada
y cada día corría menos
y cada esquina llegaba más tarde
y creía que era por eso por lo que casi no lo veía.
Ya no me acordaba siquiera cómo era el cuerno
y mucho menos el animal,
pero estaba convencida de que cuando lo volviera a ver,
lo reconocería
y entonces lo abrazaría tan fuerte
que no volvería a irse más de mi lado.

Y ya vieja y triste y sin fuerzas,
un día lo vi de frente otra vez;
pero no era unicornio,
no sé si alguna vez lo fue.

Era caballo que se divertía usando de vez en cuando un cuerno
y nunca notó que yo lo perseguía
porque no conocía el significado de los seres mitológicos,
de los cuentos que no lo son,
de los que somos sin estar,
de los que estamos por amor.

Cuando miré sus ojos,
supe inconfundiblemente que era él,
el que había imaginado
y supe que moriríamos sin remedio:
no había cura para nuestro mal,
no existían los unicornios.

sábado, 17 de abril de 2010

La Ideología Alemana


Después del golpe de timón en la dirección de las políticas económicas en la URSS, durante los años ochenta del siglo veinte y con la “caída del Muro de Berlín”, los exégetas del marxismo quebraron copas y chillaron enardecidos, brindando por el fracaso del comunismo. Tenían razón los Chicago Boys: el “dios mercado” triunfaría después de todo; ¡el comunismo por fin ha muerto, viva el neoliberalismo!.

En el primer momento, los teóricos marxistas no decían nada; los comunistas del mundo nos quedamos perplejos; nadie sabía explicar qué había pasado, no salíamos de nuestro asombro. El marxismo, como una moda cualquiera, dejó de ser llevado. Ya no se reeditaban más textos marxianos ni marxistas, ya no se hacía cursos sobre marxismo, porque no había marxólogos que los dieran. Durante algunos años, aquellos que hablaban de marxismo, fueron tachados de cadáveres insepultos.

Afortunadamente ese primer efecto del golpe duró muy poco. Muy pronto los teóricos se dieron cuenta, que llevados por la costumbre de los estudios de los estudios, se había dejado de leer a Marx. Los manuales de la Academia, las obras de Lenin, de Trotsky, de Gramsci, de Mao, del Che, se habían convertido en la fuente de toda praxis marxista, más que las fuentes primarias. La obra misma de Marx y Engels había quedado como referencia meramente literaria, en una historia de la filosofía, que seguía sin disposición a transformar nada.

Y afortunadamente digo, el shock de los primeros momentos duró muy poco, porque la reacción no se hizo esperar. Por un lado, la vuelta al estudio de los textos marxistas en el mundo, provocó una ola de análisis de la obra de Marx, que ha dado un vuelco a las interpretaciones que sobre el marxismo había en el mundo. Por otro lado, el corte de cuenta histórico que significó la muerte de la URSS, ha permitido la inusual licencia, de poner la historia inmediata en perspectiva, para analizar científicamente los procesos que realmente sucedieron.

Cuando los socialistas rusos empezaron a pensar en la posibilidad de llevar a cabo la revolución, en Rusia no estaban dadas las condiciones para el paso al comunismo. A diferencia de otros países europeos, en los que las industrias estaban ya altamente tecnificadas, en la Rusia de principios del siglo pasado no había industrias. Después de ochenta años de la aplicación intensiva de unas políticas económicas supuestamente socialistas, con lo cual podemos estar de acuerdo o no, es innegable que la nueva Rusia es una nación, esta sí, capitalista, industrializada, con sus fuerzas productivas altamente desarrolladas.

Ahora bien, por otro lado, el desarrollo ingente del capitalismo en este último siglo, nos ha ubicado justamente en el ojo del huracán de la historia, en la primera fila del proceso revolucionario, que está llevando inevitablemente a la humanidad al fin de su prehistoria: al comunismo. Y esto tiene, para los historiadores intelectualmente honestos, sus indicios en la evolución de los procesos económicos que se han dado en el mundo. Y es precisamente por esto que es el momento necesario para la relectura de LA IDEOLOGÍA ALEMANA.

Para la lectura de La Ideología Alemana debe tenerse en cuenta que aunque fue escrita entre los años 1845 y 1846, no fue publicada por primera vez sino en 1932, mucho después de la muerte de Marx y Engels, e inclusive después de la muerte de Lenin, con quien tuvieron alguna correspondencia en la que se trató el tema de la posibilidad de la Revolución Rusa.

El manuscrito de "La Ideología Alemana" de Marx y Engels constaba de dos tomos, el primero de los cuales contenía la crítica de la filosofía posthegeliana, y el segundo, la crítica del «socialismo verdadero». Pero el texto estuvo perdido casi por un siglo, siendo pasto de los ratones, tiempo que hizo su efecto, ya que lo que conocemos es un manuscrito incompleto, complicado de interpretar y difícil de publicar. Mehring, el primer gran biógrafo de Marx, dice de él que:
“Marx publicó en las páginas de esta revista (Westfalisches Dampfboot) el único fragmento de la segunda parte de la ‘Ideología Alemana’ que hasta hoy ha visto luz”.

Con lo cual lo que usualmente se ha publicado como LA IDEOLOGÍA ALEMANA es lo que los autores llamaban el primer tomo, que constituye la crítica de la filosofía posthegeliana, porque “la crítica del socialismo verdadero”, que es lo que estaba planificado como el segundo tomo de este texto, fue publicado por partes en revistas y folletos. Pero sobre todo, fue profundizado en su reflexión en la Crítica de la Crítica Crítica, que por razones editoriales fue llamada La Sagrada Familia, ésta si publicada en el mismo 1846.

Y con respecto a este primer tomo, hay que destacar que la mayoría de los marxólogos están de acuerdo en que su primer capítulo, denominado “Feuerbach”, puede ser leído con independencia de todo lo demás, porque es lo que realmente contiene lo sustancial de la teoría sobre el funcionamiento del capitalismo y la propuesta de Marx para su superación, por lo que es el más importante de todos y usualmente se ha considerado que tiene significado independiente. El manuscrito del primer capítulo consta de tres partes en borrador y dos, pasadas en limpio, del comienzo del mismo. Los otros dos capítulos del primer tomo son críticas a los filósofos posthegelianos más que a la filosofía misma de la época.

Aún cuando sea una obra de la enardecida juventud, considerada como un texto poco trabajado, en ella desplegaron por primera vez en todos los aspectos la concepción materialista de la historia. Y en un discurso encendido, que pone en evidencia las batallas políticas que se libraban en la Europa de ese momento, Marx hace en esta obra dos planteamientos que nos son sumamente necesarios en la discusión de la Venezuela actual. Uno es que las revoluciones sociales que había habido hasta ese momento, no han sido lo suficientemente profundas, como para dar el paso completo de eliminar el trabajo asalariado y por tanto, la plusvalía, que al final causa todas las miserias que sufre la humanidad. Y el otro es que las revoluciones no se hacen de un día para otro, que llevan tiempo, y que el comunismo es lo que puede lograr esa hazaña, que por ahora no ha sido posible.

Y digo que son dos premisas sumamente necesarias para la discusión sobre nuestra revolución, porque no debemos perder de vista la consideración de que siendo constantemente bombardeados por los medios de divulgación ideológica del imperio, que no hacen sino tratar de reproducir en nuestras mentes la necesidad de seguir al pie de la letra los modelos de vida que ellos nos presentan, aún los marxistas con conciencia revolucionaria estamos en peligro de perdernos en la circunstancia que nos impone el imperio, si dejamos de ver la historia en perspectiva y no tenemos lo estratégico siempre en la mira.

Y nuestra meta estratégica es la justicia social, el comunismo.

jueves, 15 de abril de 2010

Abril bicentenario y revolucionario


Hace 200 años, el 19 de abril fue “jueves santo”. Cuando el jefe de la Capitanía General de Venezuela Vicente Emparan se encaminaba hacia la Catedral de Caracas para asistir a la ceremonia religiosa correspondiente a la efeméride, fue instado por algunos notables de la ciudad a volver sus pasos hacia el Cabildo, a fin de que dimitiera de su cargo, para ser conformada una Junta de Gobierno independiente del mando de España, que en ese momento estaba siendo sometida por Francia.

A diferencia de los anglosajones que entendieron a tiempo que había llegado el momento de un radical golpe de timón que los llevaría a la industrialización y a una instancia superior de acumulación, la corona española se negaba a comprender que el desarrollo del capitalismo era impostergable y que la ceguera ante el paso de la historia habría de terminar por dar al traste con el más vasto imperio de ese momento.

Es verdad que en 1808 la Junta que sustituyó en el mando al Rey de España declaró que a partir de ese momento las colonias americanas serían consideradas provincias de España con los mismos derechos que las demás; ese solo hecho demostraba que el rey o sus sustitutos estaban tratando de negociar –in extremis- el apoyo irrestricto a la nación española, a cambio de la satisfacción de una necesidad que venía creciendo desde hacía mucho tiempo y que la metrópoli no había sido capaz de entender. Pero ya era tarde; para ese momento toda América hispana empezaba a convulsionar.

Ahora bien, que los protagonistas del “19 de abril” fueran los hombres prominentes de la Capitanía General, que clamaban por el avance capitalista de sus naciones es solo una parte de la historia. Porque no tiene seriedad alguna un análisis científico que no tome en cuenta las revueltas de pardos, de indios y de negros que había por todo el continente, que era otra de las demostraciones de progreso de las sociedades americanas, que no solo ansiaban transformarse desde el punto de vista económico sino también desde el punto de vista social. América hispana estaba ya preparada para defender la bandera de los derechos humanos, incluso antes que muchos estado-nación de lo que se conocía como la Europa culta.

A la vista de la hasta ahora historia oficial, tanto el “19 de abril” como las revueltas populares fueron espasmos casuísticos, los primeros de apoyo a la monarquía española y al status quo, las segundas tímidas asonadas particulares que instaron a que personajes megalómanos como Bolívar y San Martín se obsesionaran con la guerra, justificándose con las ideas de Independencia. Sin embargo, no es científicamente sostenible la afirmación de que los hechos históricos no tienen concatenación causal unos con otros y que las sacudidas históricas se deben al azar o a la planificación en solitario de uno ó máximo de varios hombres, que siendo excepcionales, han logrado que la historia cambie en un solo segundo, independientemente de los pueblos y de la misma historia.

Así, aunque los historiadores hasta ahora hayan tratado de argumentar que todos los movimientos que iniciaron la independencia en el Continente no fueron otra cosa que demostraciones de apoyo a Fernando VII, cualquier análisis del contexto geopolítico de la época resulta en el planteamiento de que los notables del 19 de abril se dieron cuenta, más temprano que tarde, de que sin el apoyo popular no tendrían ejércitos para luchar contra las huestes españolas, por lo que oyeron las peticiones del pueblo y prometieron hacerlas realidad.

La traición posterior a esos reclamos populares es la causa de que hasta ahora solo hayamos sido un atajo de pueblos divididos, subyugados y pobres. Pero es seguro que la mayor cantidad de actores de los hechos del “19 de abril” la aportó el pueblo, el mismo pueblo que después formó parte del ejército de descontentos que lideró Boves, hecho que eventualmente convenció a Bolívar de que las revoluciones solo son posibles con los pueblos y por ellos.

Y así como en febrero en Venezuela celebramos nuestro grito de alerta porque la historia siga su curso de avance hacia la justicia social, este abril para la historia de Venezuela es un mes glorioso, no solo porque este año celebramos doscientos años de la primera decisión del pueblo venezolano de conquistar su soberanía, sino porque hace ocho años, casi dos siglos después de aquella primera voz de transformación, el pueblo venezolano alzó su voz y dejó claro que los ejércitos son los pueblos en armas y que solo los pueblos hacen las revoluciones.

jueves, 8 de abril de 2010

¡¡¡¡Me quemaron la casa!!!!


¿Así si lo entenden?

Escribí un artículo de media cuartilla en el que lo explicaba a toda mi lista de correos, a todos mis “amigos” de fb, a los lectores de mi blog y a los de Aporrea.

Inocente de mí, que supongo que tengo en común con toda esa gente que no somos analfabetos y todavía creo que leen, al menos solo por curiosidad, al igual que yo.

Solo diez personas terminaron de leerlo.

Ahora entiendo porqué en Venezuela toda mi generación creía que el Conde de Montecristo era mujer y se llamaba la Dueña. El único conde que conocen las generaciones posteriores es el Conde del Guácharo. Claro, es que no hay que leer para conocerlo.

Pero lo más triste es que tirios y troyanos leyeron las dos primeras líneas y no continuaron, porque “ay, qué fastidio, otra queja más de chavistas a los que les quemaron la casa”. El problema no es siquiera de ignorancia; tenemos un problema de insensibilidad. “Es que no sabía que era tu casa” fue la respuesta de algun@s de las personas que creía más comprometid@s con la vida.

Esto me confirma que vivimos en una guerra. Una guerra sin tregua del capitalismo contra la humanidad, en la que las armas fundamentales son la intolerancia, la violencia y la insensibilidad.

Con este a lo mejor logré que me leyeran 4 personas más. ¡Claro!, la pastilla la puse en el titular, tal como reza el principio del amarillismo, que es lo único que los periodistas saben hacer ahora y que los “espectadores” están capacitados para comprender.

Por eso estoy convencida de que la Misión Lectura es una prioridad. Por eso he estado desde siempre intentando que la gente lea. Porque solo el que lee exige argumentos y hace conciencia.

domingo, 4 de abril de 2010

Decreto de guerra a muerte


Esta “semana santa” le quemaron la casa a unos chavistas. En la pared externa había un enoooorrrrme letrero en rojo que decía: FUERA MALDITOS CHAVISTAS.

La gente de oposición dijo: “eso es por la violencia que ha generado Chávez con sus discursos” o “esa es la inseguridad que padecemos en este país” o “seguro que era una de las mansiones de Diosdado” o cualquiera de esas justificaciones racionales que le da la gente racional al hecho de que le quemen la casa a otro.

Algunos dirán que es perfectamente natural que si los tigres de bengala son violentos, los seres racionales los exterminen; es completamente natural que molieran a palos a los negros que no quisieran trabajar en las plantaciones de algodón hasta morir; es absolutamente natural que quemaran vivas a las personas que no pagaran las indulgencias con las que se construyó la Basílica de San Pedro; es totalmente natural que los israelíes maten palestinos por no querer estar presos en su país; y por supuesto, simplemente natural que los vaqueros texanos maten los espaldas mojadas que pretendan soñar con una mejor vida que la de esclavos que tienen.

Quisiera con toda mi vida creer que existe el infierno. Porque es un consuelo pensar que un día van a empezar a arder en la séptima paila, hasta que se termine la eternidad, tanto los que justifiquen de alguna manera el hecho de que le hayan quemado la casa a alguien, como los que la quemaron.

Esta “semana santa”, algunos de esos seres pensantes ME QUEMARON MI CASA; menos mal que era semana santa y después pudieron ir a los 7 templos y confesarse y el cura los absolvió y les dio las gracias por aterrorizar a un chavista de esos.

Solo que tengo que decirles que lo que lograron es todo lo contrario. Porque lo que no me mata me fortalece. Y este es MI DECRETO DE GUERRA A MUERTE A LA INTOLERANCIA: voy a seguir siendo lo que soy y voy a seguir viviendo donde vivo; POR LO QUE VAN A TENER QUE MATARME; pero incluso en el momento que me estén matando voy a seguir siendo comunista y voy a seguir pensando que este mundo hay que cambiarlo y que la riqueza es la culpable de la pobreza. Y aún si con torturas me retracto, voy a seguir pensando que la eliminación de las clases es la única salvación para este mundo.

¡¡Ojalá exista Dios … y que Dios los perdone!!

¡¡¡JUSTICIA SOCIAL O MUERTE, VENCEREMOS!!!

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales