domingo, 10 de agosto de 2008

Olímpica!!!!


Esa ceremonia es, como cabía esperar, la más majestuosa que yo he visto, desde que estoy viendo las aperturas de los Juegos Olímpicos. Mil ochocientos puntos desde donde se lanzaban fuegos artificiales, que demostraron que en Xinhua no solo se creó la pólvora, sino que además tienen los maestros en ese arte. La emocionante carrera en el aire que dio paso al encendido de la llama olímpica. El globo terráqueo. La vista del Nido de Pájaro. La canción. El Taiji. Todo. Todo estuvo espectacular!!!

Además, para Venezuela es especialmente importante este evento, porque es la primera vez en nuestra historia que estamos entre los 21 países del planeta que lograron clasificar más de 100 atletas. Hasta hace tres olimpíadas, nuestro promedio era de 15; pero desde hace 5 años existe la Universidad del Deporte, donde los deportistas viven y tienen los mejores entrenadores del mundo y de lo único que tienen que preocuparse es por mejorar sus marcas, porque tienen becas para ayudar en sus casas.

Increíblemente, en Venezuela, el periódico deportivo más leído del país, tituló ese día con el Baseball: para las transnacionales de la publicidad, la inauguración de los Juegos Olímpicos no tenía mayor importancia, porque como Estados Unidos decidió que había que deslucir los juegos, tal como intentaron hacer con los de Moscú, todos debían sumarse al boicot, que no pudieron hacer, porque por aquí, todos estamos apoyando a nuestros héroes tricoloreados.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Como un invitado de piedra


Cuando la Chuqui tuvo un encuentro cercano del tercer tipo con uno de estos, prometí presentarles a los eternos convidados a las fiestas en la casa de los viejos. Cuando la gente no conocía la casa, se asustaban inevitablemente, porque en realidad los tipos tienen una pinta rara, pero ya después, la verdad por su simpatía y don de gentes, se ganaban el cariño de todos y después siempre preguntaban por ellos. Aquí solo aparece uno, pero el otro es por el estilacho. Están los dos en el área del bar y hay anécdotas divertidísimas.

Una vez, la hermana solterona de un amigo de mi papá, le juró a mi mamá en plena fiesta, que había un tipo que se había instalado toda la noche a su lado a "echarle los perros" (decimos aquí cuando lo seducen), pero que a ella no le había gustado porque él estaba un poco pasado de tragos. Cuando mi mamá se dio cuenta de quién era el seductor, no pudo parar de reir en años, contagiándonos a todos. No se si aquella buena mujer se enteró alguna vez de la verdad, lo cierto es que por la casa no volvió más nunca. Pero de allí en adelante, nuestro anfitrión se llama Juanito, por aquel seductor medieval que imaginamos que tenía un tamaño mas acorde con el "Don", que el de éste, que apenas llega como a un metro veinte.

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales