jueves, 26 de junio de 2008

Por la razón o por la fuerza


Hay quienes dicen que gente como Negri, Petras y Woods son unos exagerados y que no hay tal cosa como un Imperio mundial que impone su hegemonía “por la razón o la fuerza”, como increíblemente reza uno de los símbolos patrios de Chile, aún del postpinochetista (créalo o no).
Estando en España, un amigo me presentó una pareja de músicos gringos que andaban de gira por Europa; al decirles mi procedencia, uno de ellos, en un español bastante aceptable, me dijo: ¡Ah, enttonces ttu errres una de las nuestrrras! Y mi valenciano amigo, descendiente por supuesto de mis colonizadores, dio un salto lingüístico que casi fue físico, y le replicó: Qué va!, ella es de las nuestras, coño!! Yo, que en conducta aprendida de mi madre, para todo lo que no tengo respuesta sonrío, me quedé mirándolos sin entender nada. Ya en mi casa entendí lo que fue todo aquello: los dos me veían de manera condescendiente, es decir, como si fuera su tarada hermanita menor, porque ni ellos eran rednecks ni gitanos, sino gente academizada de sus respectivos países, ni yo era sudaca, sino perteneciente a las clases medianamente acomodadas de uno de esos folklóricos paisillos caribeños, que conforman la periferia de sus dominios. Pero lo asqueroso es que YO empecé a sentir una especie de sensación de orgullo, hasta que segundos después, empecé a preguntarme por qué esos dos especímenes habían competido en sus supuestas demostraciones de amabilidad hacia conmigo. Y hubiera vomitado si no hubiera sido porque mi lentitud proverbial para entender las cosas hizo que entre el momento del hecho y el momento del entendimiento pasaran al menos tres horas y ya la reacción física no pudo tener lugar.
Yo supongo que esto es a lo que se refiere el “por la razón”. Si yo hubiera sido “razonable”, me tenía que haber sentido orgullosa de que ciudadanos de las dos metrópolis (la pasada y la futura) se pelearan por mi; pero como conmigo siempre ha habido que aplicar la fuerza (y si no, pregúntenle a mis padres), esa actitud lo que hizo fue convencerme aún más de que los aparatos ideológicos del Imperio trabajan veinticuatro horas diarias para convencer a todos de los roles que cada uno cumple en este mundo ahora globalizado.
Un amigo me decía que en Venezuela ni “la izquierda” se preparó alguna vez para tomar el poder, ni “la derecha” para ser oposición. Y la respuesta no es que no hubo preparación, sino que al contrario, la escuela, la iglesia, las leyes y mas tarde los medios estuvieron preparándonos para nuestros roles desde siempre. Los pobres deben conformarse, porque en la otra vida sí serán felices; los niños son una tela en blanco en la que los maestros pintan un lienzo; los rateros merecen la cárcel, aunque el robo sea de pan; y la izquierda tiene que hacerle siempre oposición al PODER. Es por esto que nos robaron el 23 de enero y que cuando se formó la Junta de Gobierno, en vez de haber gente del Partido Comunista que había sido el artífice de eso, dejaron que se metiera uno de los más rancios representantes de nuestra pobretona oligarquía criolla, pero oligarquía al fin. Y es por eso que cuando “nuestros hombres de izquierda” hicieron gobierno con Caldera, se convirtieron en el PODER y por tanto, se hicieron de derecha. Y es que como me decía otro amigo en estos días: la lógica del modernismo es dicotómica: o eres de derecha y por supuesto estás en el poder (o al revés), o eres de izquierda y por supuesto, estás en la oposición (o al revés).
El ejercicio de una lógica multipolar es lo que se impone. Pero para ejercitarse en ella, primero hay que aprehenderla. Y para eso necesitamos desaprender TODAS las cosas que hemos aprendido en la vida y tenemos que aprender TODO de nuevo. Y eso es un trabajo de largo aliento.

domingo, 22 de junio de 2008

Un domingo tipo tranquilo


Este domingo he pasado horas blogeando y riéndome de cosas divertidas o huyendo de algunas cosas pavosas que he encontrado por ahí. Pero la cara de la foto es por lo interesante de todo esto de los blogs, que era hasta hace veintitantos días, un mundo completamente desconocido para mi y al que llegué por estricta casualidad.

La globalización es de esas cosas que todavía no he logrado ubicar muy bien en mi estructura mental. Esto de estar enterado de todo tan rápido y de conocer gentes de todos los lados del mundo y de que ellos te conozcan es muy raro, pero es divertido. Solo que el tiempo que he pasado hoy en esto se lo he quitado a estar con mis amistades reales. Pero a la vez, también es verdad que mis amistades reales no siempre están tan dispuestos a verme, porque cada quien tiene su blog donde estar (el perro que se muerde la cola o el ser social que determina la conciencia social, como decía aquel gran amigo alemán).

Esta especie de atiborramiento social virtual, pero modorra social real nos ha afectado a todas las clases medias del planeta. Uno tiene muchos más amigos, que en realidad no lo son y los amigos que de verdad tienes no los ves nunca, porque estás atendiendo a los amigos virtuales. No sé si me explico, porque ni yo lo entiendo bien.

Pero lo que es cierto es que si bien por un lado estamos todos controlados por todas partes, porque cada vez que nos conectamos a internet, teóricamente alguien (o todo el mundo) puede saber quiénes somos y dónde estamos, por otro no se puede evitar que todos los que tenemos acceso a internet nos enteremos de todo lo que está pasando en todas partes casi en tiempo real, lo que nos da una visión mucho más amplia y acertada de lo que constituye el arsenal estratégico de la geopolítica.

Cómo usamos esa información es lo que deberemos decidir.

viernes, 20 de junio de 2008

La Casa Amarilla




No pude decidirme por alguna de las fotos, así que subí tres. La primera es de la fachada de la casa colonial, que fue cárcel, después sede del Poder Ejecutivo del país, después Ministerio de Relaciones Exteriores. La segunda es del balcón desde donde veo pasar todo en la Plaza Bolívar. La tercera es una vista de una de las calle de acceso, que son paseos peatonales.
Cuenta la historia que a uno de esos balcones se asomó el Capitán General Emparan para recibir el rechazo del pueblo caraqueño el 19 de abril de 1810, acción que diera lugar al inicio formal de la Guerra por la Independencia. De uno de esos balcones fué desde donde supuestamente se lanzó el Presidente Castro en el terremoto de 1900, para huir de la sacudida de la tierra, que como muchos años antes en su Capacho natal, prometía ser prodigiosamente mortal.
La Casa Amarilla está siendo restaurada, a fin de poder descansar de su movimiento incansable de casi tres siglos, para convertirse en un apacible museo, donde se pueda admirar la sobriedad y sencillez colonial, así como las obras del patrimonio cultural venezolano que allí reposan.
Cuando eso pase, nuestra sede ya no estará allí ... y lo sentiré mucho, porque no puedo imaginar un sitio de trabajo más inspirador que ese.

domingo, 15 de junio de 2008

Víctor y Adán

Víctor y Adán fueron dos hombres que nunca se conocieron y que jamás pensaron que terminarían siendo parte de la misma familia. Los dos murieron de muerte natural, porque morirse es natural, sea que te mueras como te mueras.

Pero hay familias en las que la muerte es cotidiana: la gente se enferma y se muere; hay familias en que la muerte es trágica: la gente tiene accidentes o los matan; pero hay familias, como esta, en que la muerte casi siempre es por aburrimiento. A la gente no la matan, ni se enferma, ni se muere casi nunca, solo van desvaneciéndose en el recuerdo, desaparecen. Y al tiempo, los demás se empiezan a dar cuenta de que falta algo, pero en realidad es algo que no se sabe si de verdad falta, porque ciertamente no se sabe si estuvo alguna vez. Nadie sabe si existieron, pero todo el mundo sabe que si, porque hasta sabemos los nombres y las personalidades, pero nadie los recuerda.

Víctor era "el gordito". Trabajaba en un periódico y era peleón, pero nunca pudo pelear con su negra, porque ella no le dió ni un centímetro de su espacio para que entrara en ese ring. El tipo lo intentó de varias formas, pero ella era muy jodida y el pobre nunca llegó a estar y así, desapareció. Murió mucho antes de morir: nunca se supo nada ni él se enteró de nada, porque nunca estuvo.

Adán era comerciante. Se murió en un juego de cartas o en un burdel o en un asalto; pero no duró mucho para morirse, porque no había nadie que lo velara. Cuando se murió, ya Aura Rosa estaba pensando en otra cosa y el pobre no pudo reclamar ni una lagrimita. Eran tiempos de guerra, de hambre, de carbón, de a caballos. Nadie lo recordó porque hubo mucho trabajo que hacer en esos días y en los que vinieron.

Esos dos nunca imaginaron que terminarían siendo parte de mis genes, de mi escritura, de mi imaginación. Mis abuelos son el misterio, lo que no fue, lo que está, pero no. Y no importa.

viernes, 6 de junio de 2008

Las mujeres de mi vida


Antes decían que los hombres eran los que decidían el sexo de los hijos. Como las cosas en las ciencias cambian cada dos por tres, no estoy segura de que eso siga siendo así, pero de lo que estoy segura es que en mi familia, las mujeres hemos decidido siempre todas las cosas, yo creo que hasta el sexo de los hijos, porque cómo se explica si no, que seamos casi todas mujeres (a menos que lo que hayamos decidido sea escoger hombres que hagan solo mujeres, jejeje).

Lo cierto es que en las fiestas familiares hay siempre al menos 4 mujeres por hombre, lo cual no nos molesta para nada, porque todas sabemos que no significa ni de lejos que seamos incapaces de encontrar hombres, sino que lo que somos es incapaces de soportar que vivan en nuestras casas con nosotras, a menos que sean nuestros hijos (o con mucho, nuestros hermanos).

Las mujeres de mi familia son arrechas (en el sentido venezolano del término, pero también en el sentido colombiano). Son mujeres enormes, que han sabido salir de las miserias en las que han nacido, que han levantado familias, que han tenido sus hogares, que han sido felices e infelices con la misma intensidad, pero nunca por mucho tiempo. Han sido buenas gentes pero no tontas, sexys pero no putas, neuróticas pero divertidas, amigueras pero solipcistas. Se han cambiado de ropa, de nombre, de marido y de país con la misma facilidad, buscando y logrando estar siempre mejor.

Son mujeres que han trabajado toda la vida y han aprendido que están mejor solas que mal acompañadas, pero que cuando están acompañadas lo han disfrutado hasta que ya no lo disfrutan más. Son troncos de mujeres.

Amo a todas esas mujeres y estoy feliz de ser una de ellas.

lunes, 2 de junio de 2008

Los precios del petróleo


Hoy acabo de entender cómo se forma el precio del petróleo.

A raíz del desastre financiero que significó para sus grandes inversionistas el gran fraude que fue ENRON, el sistema financiero norteamericano decidió proteger a sus ricos y sacaron, por medio de un representante republicano y un senador demócrata, una Ley que se llama Sarbanes-Oxley. De lo que se trata es de controlar que las empresas declaren exactamente lo que tienen y lo que ganan, para que ningún pobre rico desprevenido se vaya a equivocar y vaya a perder algunos de sus milloncejos, en una operación preparada por cualquiera que se quiera colar en la pomada de las riquezas del Imperio (los ricos consideran que ya están los que son y no necesitan ni uno más).

Pero el cuento completo es el siguiente: para las empresas auditoras hay castigos ejemplares por mentir o exagerar números y para todos los demás hay multas milmillonarias si no publican exactamente cómo les va. Sin embargo, lo que a mi me pareció interesante de todo esto es el apartado para las empresas petroleras. Cómo afecta la Ley Sarbanes-Oxley a las empresas petroleras. Pues resulta que desde el 2004, que era el límite para la aplicación de la Ley que fue sancionada en el 2002, las empresas petroleras ya no valen por lo que producen, es decir, por lo que venden, sino por las reservas que pueden certificar que tienen bajo tierra. Hay dos tipos de reservas: para certificar las reservas de crudo, se tiene que acudir a la Security Exchange Commision, que designa un experto que va al sitio y confirma los números de que está hablando la empresa; para certificar las reservas de gas hay que demostrar que la empresa tiene la infraestructura gasífera que le permite distribuir el hidrocarburo.

Por todo esto, mientras antes del 2004 se podía decir que el precio del petróleo se formaba por el valor de la acción de la empresa entre su producción de crudo, es decir, entre su venta, desde el año en cuestión el precio del barril de crudo se forma dividiendo el valor de la acción de la empresa entre las reservas certificadas por la SEC. Esto es, si el valor de la acción de x es 10 y sus reservas son 5, el precio del petróleo es 2; pero si la acción vale 10 y las reservas son 2, el precio del petróleo es 5. Es así, como las verdaderas responsables del precio del barril del petróleo son las Empresas Petroleras que cotizan en las bolsas de Estados Unidos, porque para bajar los precios del petróleo tendrían que bajar el valor de sus acciones, cosa que por supuesto, nadie espera que hagan.

Es por eso, que increíblemente NADIE en el mundo parece saber por qué los precios del petróleo están en el nivel que están. Los "expertos petroleros" venezolanos que no son idiotas, pero que se las dan, tienen dos años dándole vueltas a una discusión de la que ellos tienen la respuesta; pero el lobby petrolero puede más que la Nación y ellos están para convencer al mundo entero de que son los países OPEP que tienen la culpa de los precios del crudo, porque son musulmanes, negros y brutos y estamos en contra del desarrollo de la humanidad, por lo que hay que invadirnos y quitarnos nuestras reservas del combustible mas eficiente que ha conocido la humanidad.

Pero es por eso también que Sarkozy ha hecho unas declaraciones que parecen extrañamente indepedientes de los intereses norteamericano-británicos. La pregunta es: en caso de invasión, ¿qué van a hacer nuestros socios estratégicos de la faja?, ¿se van a quedar calladitos ante la inminencia de que les arranquen de las manos las últimas reservas petroleras del mundo?

¿Verdad que se siente sabroso cuando uno entiende algo?

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales