viernes, 12 de marzo de 2010

De focas, gorilas, perros y niñitos



Hace ya algún tiempo me llegó una película elaborada por Greenpeace sobre una táctica utilizada por ellos para evitar la muerte de las focas bebés y que consistía en pintarlas de rojo para que su piel no sirviera, porque en lo que crecen, ellas cambian de color y ya los asesinos no las quieren más. Sucede que esos voluntarios de Greenpeace sufrieron una persecución de parte de esos asesinos y después estuvieron presos por pintar a las focas. ¡¡¡Sencillamente increíble!!! Peor aún, a Diane Fosey LA MATARON por defender los gorilas y la selva húmeda; por defender la Amazonía MATARON a Chico Mendes… ellos defendieron a muerte nuestra posibilidad de ser ancestros de alguien. Pero la mayor parte de la humanidad no se ha enterado siquiera.

Esas son demostraciones de que al capitalismo mundial no le importa para nada la vida en el planeta, solo le importa acumular la mayor cantidad de dinero posible en el menor tiempo posible. Y han convencido, “por la razón o por la fuerza”, a las grandes mayorías de que esta es la única manera en que se puede vivir. Yo solía pensar que las personas que conforman las grandes corporaciones no deben haber pensado alguna vez que si sus empresas siguen acabando con la vida en el planeta, nuestros hijos no van a tener dónde vivir, pero los de ellos tampoco. Pero me di cuenta que el problema de esos personajes es que no piensan en el mañana, porque para ellos solo el hoy existe, porque YO solo existe hoy; el mañana es para los pueblos, para los colectivos, para la historia … y con el “fin de la historia” se acaba el mañana. Y las leyes siguen siendo hechas para proteger a los grandes capitales. Porque cuando el capitalismo dice: libertad, habla sobre la libertad del dinero para pasar de una mano a la otra; no tiene nada que ver con gente.

Por contraste, hay gente diferente, pensando en la salvación y queriendo ayudar, no solo a las focas, a los gorilas y a los loros; sino a todos los animalitos que son víctimas de la especie que está en el tope de la pirámide alimenticia. Hay decenas de páginas en internet que son órganos de divulgación de organizaciones de gente buenísima, que sin ninguna ayuda económica de ente alguno, privado o público, se encargan en todos sitios de recoger sobre todo perritos y gaticos, que gentes que no merecen llamarse tal, han botado a la calle, después de haberlos acostumbrado a no tener que luchar por conseguir comida, con lo cual, esos pobres deambulan aterrorizados por calles y avenidas, son víctima de atropellos automovilísticos, de enfermedades y de maltratos de todo tipo, hasta que poco a poco van muriendo sin ninguna oportunidad de dar todo el amor de que ellos son capaces y que nosotros tanto necesitamos.

Yo no pertenezco a ninguna de esas organizaciones, pero a lo largo de mi vida he adoptado tres perritas y una gata abandonada, que han sido en su momento el sol de mi hogar y han sido mi colaboración.

Y habrá quienes critiquen que en vez de adoptar niños adopte animales, pero yo soy una firme convencida de que cada quien sabe lo que es y cada quien colabora como puede. Y todos los días agradezco la valentía de la gente que se dedica con pasión a buscar soluciones a este mundo de locos, sea cuidando sus plantitas, haciendo composteros, apagando las luces o adoptando como propio un niño enfermo.

No hay comentarios:

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales