martes, 9 de marzo de 2010

Vámonos de este país de mierda!


Como todos los viernes, en el aeropuerto José Martí los empleados de Iberia se preparaban para chequear la fila de pasajeros que ya estaban listos para regresar de las vacaciones más económicas que podían conseguirse en la península. Pero esa tarde, un poco más húmeda que de costumbre, una voz con acento castellano gritó: "ANDA YA, VÁMONOS DE ESTE PAÍS DE MIERDA".

Ya dentro del vuelo 235, saturado de habanos y de ron blanco, varios dieron la razón al bocazas, abundando en frases como “esto es un basural”, “no hay donde comprar nada”, “las casas se están cayendo”, “los coches dan asco”, “todos se quieren ir”, “te sacan el dinero por todas partes”, “faltan alimentos”, “abundan las jineteras”, “nadie trabaja”... Al aquelarre se sumaron algunos cubanos, que en su afán de ser aceptados, contaron anécdotas que por lo exageradas, aspiraban ser divertidas.

Ya con el avión recorriendo la pista, un hombre de unos sesenta años, dijo con la voz serena de quien está acostumbrado a hablar en claustros universitarios:

"Yo viajo con mi hija que padece cáncer y en Madrid me dijeron que no perdía nada si en Cuba nos daban una opción de tratamiento; y os digo, es una pena que no hayáis podido ver el cariño y la entrega con que trabajan en los hospitales aquí. Y eso a pesar del bloqueo que hace 50 años provoca que pasen cosas como que, por poner un ejemplo superficial, la Nikon no pudiera dar su premio a un niño cubano de 13 años que ganó un concurso de fotografía internacional, porque la cámara tenía piezas hechas en USA (http://www.elmundo.es/elmundo/2006/10/25/solidaridad/1161793768.html).

Estoy convencido que desde luego no muchos países del primer mundo habrían soportado una situación similar, que por cierto, ha sido condenada por la ONU en decenas de ocasiones; y es que para ello hace falta tener valores diferentes. Valores que combaten el consumo de productos que niños esclavos de algún país asiático fabrican a costa de su vida, para que nosotros en España podamos comprarlos; porque hay que tener claro que para mantener los niveles de consumo del primer mundo es necesario explotar y exprimir al tercero, porque si no, las cuentas no dan.

Es cierto que los cubanos ganan poco, pero todos lo que quieren trabajar tienen un trabajo (a diferencia de nosotros que tenemos casi 20% de paro); pero además tienen casi todo gratis: la salud, la educación hasta la universidad, casi toda la comida; por la luz y el agua pagan céntimos y todos tienen una casa para vivir, compartida, comunitaria, pero nadie paga por ella y nadie vive en la calle, a diferencia de nosotros, que estamos condicionados por el yugo de la hipoteca o del alquiler, o de los millones de pobres en el mundo que viven en los portales, soportando el asco que les tiene la gente de arriba.

Es verdad que en Cuba hay “jineteras”: es una tragedia, un fracaso de la sociedad. Pero ¿no es para aprovecharse de esta dura realidad que padece Cuba, que habéis venido muchos de vosotros desde hace 20 años?. O lo que reclamáis es que en el “período especial” pagábais a las mujeres con vaqueros viejos y jabones a medio usar y ahora han subido la tarifa a euros?. Porque si es por moralismo, hay que recordar que la prostitución en España ostenta los récords de Europa.

¿Que hay cubanos cuyo único deseo es emigrar?; claro!!, como en todos los países pobres. Eso sí, no hay uno solo que desee irse a comenzar una nueva vida a México (como hacen los centroamericanos), o a Venezuela (como hacen los colombianos), o a Chile (como hacen los peruanos), o a Brasil (como hacen los paraguayos)… ninguno cambia su realidad por la de un país latinoamericano, porque saben que sólo en pocos países de Europa pueden vivir mejor que en Cuba. Pareciera que no recordamos que Cuba es un país económicamente pobre y le exigimos como si fuera un país rico. Habría que mencionar las virtudes de un pueblo que, así de pobre, ha parido deportistas, científicos y artistas de primer nivel.

Sobre la democracia representativa y la libertad de prensa y todas esas entelequias no voy a hablar, porque no quiero que me detengan al llegar a Madrid, con la excusa de que soy terrorista, en este momento de la vida en que le hago tanta falta a mi hija. Porque en Occidente se dice que el pensamiento único es un defecto de los comunistas; pero todo el que piensa distinto o luce distinto es sospechoso de terrorista y hay que reducirlo: recordad aquellas niñas en Francia, que infringen una ley si usan sus velos para ir al cole, es decir, si son musulmanas.

En Cuba los niños dicen "Seremos como el Che": que es un deseo, una utopía, un sueño, un argumento para caminar buscando una sociedad mejor.

En España se dijo en su día "Seremos como Franco"; joder… y en este avión está el resultado!"

En ese momento el piloto anunciaba que el avión comenzaría su ascenso hasta los 18.000 pies. Se hizo silencio.

No hay comentarios:

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales