martes, 9 de marzo de 2010

Qué flojera de razonamiento!!!


Este comentario es sobre un artículo publicado en APORREA y me es necesario hacerlo, porque más que un mal escrito, tuve la impresión de que tiene la intención perversa de reintroducir aquellas ideas fascistas de las que no habíamos tenido noticias hace 30 años, sino a través de "Beatriz de Majo", de la que todos en Venezuela sabemos que no es más que una pobre actriz frustrada de telenovelas mexicanas, por lo cual nadie le pide inteligencia.

Pero definitivamente hay gente audaz. Dejando de lado la total inexactitud en la definición de algunos conceptos económicos, la falta completa de conocimiento de otros y la horrible confusión en los demás, lo que hace que este artículo resulte un verdadero arroz con mierda, escribir y publicar en estos momentos de la historia del conocimiento humano, algo que diga que los venezolanos son flojos debido a sus “componentes genéticos”:

"los nativos de tierra firme hallados por Colón, por ejemplo, jamás conocieron el trabajo organizado. Eran erráticos recolectores y pescadores del paleolítico tardío en el mejor de los casos. La mano de obra africana que los “realistas” y “mantuanos” compraron para esclavizarla en nuestros territorios americanos fue “cazada” a lazos en las costas africanas no norteñas. Estos pobladores africanos vivían de la pesca y cacería, y como tales no habían creado hábitos para el trabajado en haciendas ni mucho menos en talleres ni en las incipientes fábricas burguesas."

…raya en lo increíble. O es al menos demostración de una ignorancia absoluta de la historia y evidencia de una total falta de análisis de lo leído en los libros de 4° grado de primaria de hace 40 años.

En realidad Colón nunca conoció a los Incas o a los Aztecas y mucho menos tuvo contacto con la historia de los Mayas; la personalización del razonamiento sería la única explicación posible de lo dicho por el autor del artículo de marras. Pero el contexto hace suponer que lo que quiso decir el escritor con “Colón” fue “los españoles”; y si es así, no sé de dónde pudo haber sacado la peregrina idea de que en América todos los habitantes originarios se encontraban en el paleolítico. Los Mayas no sólo tenían una civilización altamente tecnificada: inclusive se ha comprobado que los estudios cosmológicos y matemáticos estaban mucho más adelantados que los desarrollados por Occidente hasta hace 200 años.

Pero es que inclusive, de vivir en el paleolítico, ello no quiere decir que los individuos de aquellos grupos societarios, de aquellos pueblos no conocieran el trabajo. Lo que no conocían en todo caso era el TRABAJO ASALARIADO. Pero es por supuesto que conocían el trabajo organizado. ¿O es que acaso dividirse las labores en una sociedad cualquiera no es organizar el trabajo?.

Con respecto a los africanos se podría hacer el mismo razonamiento, solo que es aún peor la equivocación. Porque para el momento de la colonia, los fenicios y los portugueses tenían siglos dando la vuelta a África y comprando esclavos a los reyes de los distintos pueblos africanos, que los ganaban en batallas por territorios.

Pero ya en el colmo de la falta de seriedad, el autor dice que los venezolanos no son cultos ni trabajadores como los europeos y que es por eso que no rinden en las fábricas ni se ha podido desarrollar el país, tal como el viejo mundo. Hoy que es el día internacional de la mujer, es un buen día para que venga un personaje cualquiera de la fauna escuálida a decirle a la mujer venezolana, que se despierta a las 3 o 4 de la mañana, dependiendo de la lejanía de su casa del centro de trabajo, para cocinar el almuerzo, bañarse y peinarse, despertar a los muchachos para llevarlos al colegio o a donde la suegra, maquillarse en el camino, ir para la oficina donde tiene que trabajar al menos el doble de lo que trabaja cualquier colega hombre que tenga el mismo cargo, sin quejarse porque puede parecerle a cualquier jefe que “está en sus días”, lo que es una desventaja a la hora de la evaluación, salir lo más temprano que se pueda para irse para la universidad a terminar el pre o el posgrado, para poder ascender en el trabajo y ganar un poquito más, buscar a los muchachos y llegar a hacer la tarea de los chamos, cocinar la cena y lavar y planchar la ropa de mañana y recoger agua a las 12 de la noche que es cuando llega, para que el marido no vaya a quejarse y tenga que dejar de estudiar, además de tener que hacer mercado, limpiar la casa y alistar todo para que la vida funcione la próxima semana en los días de descanso.

Pero hay también el ejemplo de nuestros hombres que trabajan como dementes de sol a sol y hasta de niños que tienen que salir todos los días a ganarse el sustento diario, que le podrían decir a este fulano, que eso de que “…los hábitos de nuestros mestizos no son precisamente de trabajadores muy habituados al trabajo responsable y cronometrado.” es una cochinada repetida ad nauseam por los explotadores, para hacer sentir al explotado culpable de ser pobre.

“Escribe, que algo queda”, decía nuestro apreciado Kotepa Delgado; con lo que yo estoy de acuerdo. Y agrego que lo escrito deja en el papel buena parte de lo que uno es. Así que ya puedo suponer lo que es este “caballero”.

Trabajadores como los que más, los venezolanos estamos construyendo una Patria Grande a punta de estudio, conciencia, paciencia y trabajo! Lo demás son cantinfladas… y asumo el riesgo de ofender la memoria del humorista.


Ver artículo “Flojos no, deshabituados al trabajo si" en
http://www.aporrea.org/ideologia/a96644.html.

No hay comentarios:

¿Que si hay algo que proteger?

¿Que si hay algo que proteger?
Los niños

Las mujeres

Los animales